Sucesos

Una hora y cinco minutos de agonía

* Hombre perece tras caer dentro de un pozo

Róger Olivas

EL VIEJO, CHINANDEGA

En completo estado de ebriedad, Róger Antonio Dávila Laguna, de 57 años, habitante del barrio La Guajira, de esta ciudad, cayó en un pozo de catorce metros de profundidad y murió, reveló el subcomisionado Alí Espinoza Juárez, jefe de la Policía de El Viejo.
El hecho ocurrió a las 4:40 de la madrugada del lunes último, cuando la víctima regresó de una vela, se durmió en el brocal y se precipitó al pozo.
Dijo que de inmediato enviaron a miembros del equipo técnico de Auxilio Judicial de Chinandega, efectivos policiales de El Viejo y el forense Róger Pereira, quien descartó mano criminal.
“El dictamen revela que el ciudadano murió debido a trauma craneoencefálico y golpes en el cuerpo”, expresó el jefe policial, quien añadió que no hubo forma que los vecinos auxiliaran a Dávila Laguna, pese a que gritó varias veces.
Maria Benavidez relató que Róger Antonio, con quien no procreó hijos, le había dicho que deseaba matarse porque no lo querían, y cumplió su palabra, a pesar que lo aconsejaba.
Karla Navas afirmó que su tío lloraba y se deprimía constantemente, pero dejó un profundo vacío en su familia.
El comandante Denis Toval Sampson aseguró que un grupo de bomberos de El Viejo rescató a las 5:45 de la mañana del lunes a Dávila Laguna y lo trasladó al centro de salud “José Rubí”, de esa ciudad, donde murió a las 6:50 de la mañana.