Sucesos

Muere en intercambio de balas con la Policía

* Intentó huir de las autoridades, pero expiró empuñando fuertemente su pistola

Ernesto García

Empuñando una pistola Tula Tukarev, TT, calibre 9 milímetros, murió la noche del sábado en una calle de Managua, un presunto delincuente que al mejor estilo de las películas policíacas se enfrentó a tiros con la Policía, luego de una dramática persecución de varios minutos.
La espectacular persecución policial, que tuvo un desenlace fatal para el supuesto asaltante, comenzó de la entrada a Jardines de Veracruz una cuadra al norte y media cuadra al oeste, concluyendo en los alrededores de la Universidad Politécnica, Upoli.
Un día después de haber sido abatido por un agente policial, el presunto delincuente permanece como desconocido en la morgue del Instituto de Medicina Legal, donde hasta el momento ningún familiar ha llegado a reclamar su cadáver.

Comenzó con robo a pulpería
La singular historia policíaca comenzó a eso de las 6 de la tarde con 41 minutos del sábado cuando el supuesto asaltante, “en compañía de otro sujeto llegarón a una pulpería en motocicleta donde trataron de intimidar a la dueña”, informó el comisionado Martín Solórzano, segundo jefe de la Estación Seis de Policía.
En ese sitio el marido de la señora sacó su pistola y se enfrentó a tiros con el delincuente, a quien hirió levemente en una pierna, mientras él recibió un refilón de bala en un costado del tórax.
Al verse repelidos, el compinche del asaltante salió huyendo en la motocicleta y lo abandonó. Aún así que herido corrió varios metros logrando abordar un taxi, pero otro taxista les dio alcance para alertar a su colega que de llevaba de pasajero a un delincuente.
En ese instante el joven le disparó al otro taxista y acto seguido intimidó al que lo transportaba para que no se detuviera.

Brusco frenazo
Así se dirigieron hacia el parque de Villa Progreso, donde estaban por casualidad dos agentes del orden público frente a los que el cadete frenó de manera brusca, explicó el comisionado Solórzano.
Al verse atrapado, el supuesto asaltante bajó del vehículo abriendo fuego contra los dos policías, hirió a uno de ellos de refilón e inició la persecución policial.
Mientras huía de la Policía, en su recorrido el asaltante a punta de pistola despojó a un ciclista de su montura. Entonces el polizonte fue auxiliado por un motociclista que le dio “raid” logrando darle alcance al ladrón.
Fue en ese instante que se produjo otro intercambio de balas, en el qur murió el presunto asaltante al recibir certero impacto de bala en el tórax, que le quitó la vida de forma inmediata, concluyó el jefe policial.