Sucesos

Ante el juez homicidas de trasnochador


Máximo Rugama

CONDEGA-ESTELÍ

Mientras el adolescente Alvin Bismarck Valle Centeno, de 17 años, era llevado a su última morada, tras perecer como resultado de una brutal golpiza, sus verdugos eran puestos por la Policía a la orden del Ministerio Público, institución que los acusó ante el juez correspondiente.
De acuerdo con la versión dada a conocer por el teniente David Lazo, portavoz de la Policía esteliana, Henry de Jesús Cárdenas Lanuza, Junior Esteban Hurtado, ambos de 24 años, y Ramiro Antonio Alvarenga, de 19, vapulearon salvajemente al muchacho en la entrada del centro recreativo “Las Vegas”, la madrugada del domingo pasado.
Luego de la brutal golpiza, Alvin Bismarck quedó inconsciente en las afueras del centro recreativo de la ciudad de Condega.
Minutos después, el muchacho fue auxiliado por las personas que presenciaron el hecho, y como vieron que emanaba abundante sangre del tórax, procedieron a trasladarlo al centro de salud con camas “Ada María López”, de Condega, donde expiró antes de que los médicos pudieran hacer algo por él.
El dictamen del médico forense revela que el infortunado expiró por shock hipovolémico derivado de una lesión con arma blanca que penetró bajo la tetilla izquierda y tocó el corazón.
Aparentemente el adolescente fue lesionado con un verduguillo, por lo que se ahogó en su propia sangre.
Familiares cuestionaron la actitud del propietario del negocio, así como a los guardas de seguridad del edificio, quienes no evitaron la tragedia.