Sucesos

Ejecutan a nica en Guatemala, por error

* Sicario le propinó ocho balazos y luego llamó por teléfono a los familiares de su víctima, para cerciorarse de su equivocación * El verdadero blanco era el tío del muchacho

EL VIEJO, CHINANDEGA

De ocho impactos de bala, la mayoría en la cabeza, fue asesinado Juan Ramón Gochez Blandón, de 26 años, originario del barrio Pancasán, de El Viejo, quien trabajaba en una cevicheria en la ciudad de Jalapa, Guatemala.
Su padre, Juan Ramón Gochez García, dijo que se encontraba en Costa Rica, en tanto que su esposa Martha Guadalupe Blandón estaba en la ciudad de Miami, Florida, cuando se enteraron del trágico suceso.
El progenitor dijo que de acuerdo con la versión de un familiar, Juan Ramón estaba trabajando cuando irrumpieron varios sujetos armados en el negocio y sin mediar palabras lo ultimaron.
“Cuando salió mi sobrino, Denis Rodríguez Gochez, propietario de la cevichería, no había nada que hacer, mi hijo estaba muerto y los victimarios huyeron. No pude viajar a Guatemala a interponer denuncia, espero que las autoridades policiales investiguen para dar con el paradero de los culpables”, expresó.
Don Juan Ramón aseguró que su vástago tenía cinco meses de trabajar en Jalapa, lugar que se supone es menos peligroso, aunque es una ciudad cercana a la capital guatemalteca, donde diariamente se registran crímenes.

La llamada del sicario
Manifestó que aunque su hijo no tenía enemigos, todo hace indicar que “le pasaron la cuenta” por envidia de un sujeto, debido a que su negocio estaba progresando “y eso incomoda a los mafiosos”.
Expresó que su hijo fue sepultado el 15 de septiembre en el cementerio de El Viejo, donde era apreciado por su buen comportamiento y por haber destacado como jugador de fútbol.
Por su parte, Martha Guadalupe Blandón expresó que no hay testigos del crimen, y pondrían en peligro la vida del resto de la familia si decidieran viajar a Guatemala a interponer la denuncia, por lo que dejará en manos de Dios, de las autoridades policiales y de la Fiscalía de Guatemala el esclarecimiento del crimen.
Dijo que los asesinos se equivocaron de blanco porque pretendían eliminar a Denis Rodríguez Gochez, propietario de la cevichería, pero al no encontrarlo, ultimaron a Juan Ramón, lo que fue comprobado con la llamada telefónica de uno de los presuntos criminales, quien preguntó si el muerto era Rodríguez Gochez, y al conocer lo contrario se enfureció.