Sucesos

Pirómano “apaga” sus celos quemando la casa


Los celos enfermizos que sentía Ernesto José Espinoza Hurtado, de 60 años, por su pareja, Nora del Socorro Espinoza, de 40, son los que provocaron el incendio que dejó en escombros una casa en el barrio “La Quinta Nina”, hace dos días.
Nora Espinoza, quien al igual que los otros siete miembros de su familia quedó únicamente con la ropa que llevaba puesta la tarde del martes, confirmó que fue su cónyuge quien le prendió fuego a la casa, por celos.
El pirómano cuyo paradero se desconoce, provocó el siniestro en represalia porque su pareja salió de la casa sin su permiso, según las investigaciones hechas por la Policía.
La mujer que perdió todo en el siniestro, relató que Espinoza Hurtado la llamó al teléfono celular para informarle que la casa estaba en llamas.
Después de esa llamada, el sospechoso, originario de San Rafael del Sur, no ha vuelto a contestar su teléfono celular, aseguró Nora Espinoza, quien está solicitando ayuda para reconstruir su casa.

Dormían en camas separadas
Nora Espinoza, madre de cinco hijos y abuela de tres niños, reveló que aunque compartía el mismo hogar con Ernesto Espinoza Hurtado, “dormían en camas separadas”, como dice la canción popularizada por distintos interpretes.
Durante los cinco años de relación, Nora Espinoza no procreó hijos con Ernesto Espinoza.
Los principales testigos de que Espinoza provocó el siniestro, son una de las nietas de Nora Espinoza y un joven a quien supuestamente el pirómano mandó a comprar el combustible.
El comisionado mayor Edgard Sánchez Aguilar, segundo jefe de la Estación Cuatro de Policía, dijo que Ernesto Espinoza ha sido circulado a nivel nacional.