Sucesos

Esclarecen triple asesinato

* “Fue una venganza personal”, dice la Policía

Francisco Mendoza

KUSKAWAS, MATAGALPA

Las investigaciones realizadas por la Policía Nacional y por Inteligencia del Sexto Comando Militar del Ejército de Nicaragua, señalan que el triple crimen que se cometió en la comarca San Francisco de Kuskawás, fue venganza, porque los criminales son familiares del ciudadano Francisco Rayo Martínez, quien fue asesinado por Cosme López, supuestamente porque los semovientes se le metían a la finca.
El 25 de diciembre, cuatro asesinos llegaron armados de fusiles AK a San Francisco de Kuskawás, para tomar venganza torturando y acribillando a balazos a una mujer y a dos hombres, incluyendo a un adolescente de 15 años.
Las víctimas fueron identificadas como María Faustina López Barrera, de 26 años, Paulino López Medina, de 30, y Ezequiel López Medina, de 15. Todos ellos eran familiares de Cosme López.
Los armados primeramente obligaron a las víctimas a salir de la vivienda, luego las hicieron caminar 200 metros, después las ataron de manos y pies, las torturaron con cuchillos que les clavaron en diferentes partes del cuerpo, al tiempo que preguntaban dónde estaba Cosme López.
El cuerpo de María Faustina presentaba varias heridas en diferentes partes del cuerpo y seis orificios de bala, la mayoría en la cabeza, mientras que Paulino López tenía diez heridas de arma blanca y cinco impactos de bala. El adolescente tenía múltiples heridas y recibió seis balazos.
La jefatura de la Policía Nacional ordenó una investigación exhaustiva del crimen, por lo que el capitán Julio García, jefe policial del municipio de Rancho Grande, se trasladó al lugar de los hechos para estar al frente de las pesquisas.
Aunque hasta el momento se desconoce la identidad de los asesinos de la familia López, la Policía ya cuenta con importantes pistas que los llevará al sitio donde están los cuatros criminales que esperan tener tras las rejas antes de fin de año.
Asimismo, fuentes de la inteligencia militar del Ejército de Nicaragua descartaron la posibilidad de que los asesinos pertenezcan a grupos delincuenciales como el que dirige “Peligro”, porque está comprobado que fue una venganza.