Sucesos

Tres fallecidos por electricidad, guaro y fatalidad

* Dos expiraron en el hospital y uno en la calle

María Mercedes Urroz

Tres personas perdieron la vida en las últimas horas en la capital por electrocución, ingesta de licor y accidente de tránsito.
La primera víctima fue Róger Antonio Chamorro Rodríguez, de 37 años, quien pereció electrocutado la noche del jueves cuando colocaba un rótulo publicitario en el barrio Monseñor Lezcano.
Julia Chamorro dijo ayer que su hermano cayó de una altura de 25 metros, y aunque lo trasladaron con vida al Hospital “Antonio Lenín Fonseca”, falleció por múltiples fracturas.
Chamorro habitaba en el barrio Julio Buitrago, del Ministerio del Trabajo, cuadra y media al oeste.

Cadáver descompuesto
La Policía de la Octava Delegación investiga la muerte de Reinaldo Castillo Miranda, de 65 años, cuyo cuerpo fue encontrado en estado de descomposición en los predios baldíos que están en el kilómetro 27 y medio de la carretera vieja a Tipitapa, después de que varios pobladores se quejaron por el hedor.
Según se conoció, Castillo tenía aproximadamente tres días de muerto, y la última vez que sus vecinos lo vieron con vida fue el 24 de diciembre, cuando andaba tomando licor.
Hasta el momento se desconoce la causa de su muerte, pero el informe preliminar del Instituto de Medicina Legal indica que no hubo mano criminal.

Accidentado
Otro que también “se rindió en los brazos de la muerte” a consecuencia de un trauma craneal severo fue José Hipólito Martínez, de 25 años, quien pereció en una de las salas del Hospital “Antonio Lenín Fonseca” tras permanecer dos día internado.
Martínez era habitante del barrio San Francisco de Masaya, y Aracely Acevedo explicó que su marido salió de la casa el 24 y llegó el 25 de diciembre seriamente golpeado, empezó a convulsionar, por lo que lo llevó al Hospital de Masaya, de donde fue traslado a Managua, donde murió.