Sucesos

Persiste misterio


José María Centeno

Nueva Guinea, RAAS

Cuarenta y ocho horas han pasado desde el entierro de los cuatro ciudadanos que fueron brutalmente asesinados en Nueva Guinea, y hasta el momento los familiares y amigos de las víctimas tienen muchas interrogantes.
¿Cómo fueron a parar hasta la comunidad Mata de Maíz?, ¿quién los llevo?, ¿cuál era el objetivo?, ¿qué buscaban?, son las preguntas que todos se están haciendo.
La Policía Nacional hasta el momento no ha brindado ningún informe para esclarecer el múltiple crimen, pero un equipo especial de la Dirección de Auxilio Judicial permanece en el lugar de los hechos, informó ayer el comisionado mayor Tomás Enrique Bárcena Zapata, jefe de la delegación policial en Zelaya Central.
Tres de las víctimas fueron sepultadas en el cementerio municipal de Nueva Guinea el jueves, y la cuarta en la comunidad La Unión.
Las víctimas del crimen fueron Medardo Bismarck Morales Silva, de 23 años, Fermín Amador Campos, de 23, Orlando Alvarado Abarca, de 26, y Omar Maleaños Espinoza, de 29.
“La violencia nos ha robado la alegría de la Navidad que tranquilamente disfrutábamos”, dijo el día del sepelio el vicealcalde de Nueva Guinea, René Calero, quien expresó sus condolencias a las familias dolientes.
Medardo Morales, papá del fallecido Medardo Bismarck, dijo que él no sabía dónde andaba su hijo, por lo que lo reportó en la Policía como desaparecido.
Los padres de los fallecidos solicitaron a las autoridades que hagan justicia.