Sucesos

Reclamar propiedad casi la cuesta la vida

* Demandante de 226 manzanas heredadas casi pierde los dedos, al defenderse de machetazos propinados por hijos de demandado

Moises Centeno

LAS MINAS, RAAN
El conflicto por la propiedad privada sigue siendo, si no la principal, al menos una de las primeras causas de la violencia en los municipios de Las Minas, Región Autónoma del Atlántico Norte.
Uno de esos casos se registró en el histórico lugar conocido como El Salto Grande, en Bonanza, donde por una propiedad de 226 manzanas, casi le cuesta la vida al reclamante, Rafael Ángel Zelaya Ramírez.
El lugareño resultó con dos dedos de la mano derecha casi cercenados, y con heridas cortantes en el mismo lado, al penetrar en la propiedad que reclama y ser atacado con machetes por los hermanos Francisco y Juan Carlos Meneses Castro, hijos de Benito Meneses, quien ocupa el inmueble desde 1998.
“Me querían asesinar, porque antes me habían amenazado por reclamar mi propiedad que me heredó mi padre, Julio Zelaya Rivera, en 1976”, aseguró la víctima a EL NUEVO DIARIO.
Dijo que los hermanos Meneses lo atacaron sin piedad al encontrarse frente a frente, y supuestamente después de expresar en tono conmovedor sobre las condiciones lamentables de un equino que montaba uno de sus victimarios, lo que fue considerado como una burla por éstos.
Rafael Zelaya relata que al observar sobrecargado al equino expresó: “Pobrecito ese caballo”, por lo que fue del agrado del montador, Juan Carlos Meneses, de quien recibió todo tipo de improperios, al punto que desenfundó su filoso machete y lo atacó junto a su hermano, propinándole los filazos en la mano derecha, la que por su condición grave ahora sostiene con un soporte.
Si no hubiera sido por vecinos…
Revela que si no hubiera sido por la oportuna intervención de los lugareños Medardo Guatemala y Jerónimo González, que contribuyeron a detener la furia de los hermanos Meneses, la historia sería más trágica.
Los hermanos señalados fueron detenidos por el delito de lesiones graves, y responderán por lo cometido en juicio oral y público programado para el 13 de febrero.
Esa actitud violenta, según el afectado, tiene su origen en una demanda judicial por la reivindicación de la propiedad en el lugar en mención, que desde hace dos años promueve contra el padre de los señalados.
El demandante afirma que el finquero Benito Meneses le usurpa una “faja” de 226 manzanas de tierras de las 1,800 que heredó de su progenitor, y dice que al respecto ha intentando conversar con el demandado, para arreglar el conflicto, pero éste se aferra a la posesión del lugar.
Zelaya asegura que Meneses, inicialmente, se apoderó de cientos de manzanas de tierras que le pertenecen a Antonio Castro, su suegro, luego que éste abandonara la zona para hacer vida conyugal con otra mujer.
Agrega que luego se extendió a la propiedad en conflicto y ahora alega tener derecho de posesión. Incluso, el recurso forestal en la propiedad reclamada está siendo saqueado por los ocupantes, indica el demandante.
El lesionado expresa que las autoridades municipales y regionales dan fe de que las tierras en litigio le pertenecen. Confía que la juez Civil de Distrito en Las Minas, Ana Cecilia Oviedo, le restituirá ese derecho, con el fin de recuperar el bien heredado.