Sucesos

Asesina a su padre por herencia

* Cuatro disparos acertados en la cabeza, que al parecer fue utilizada para probar puntería

Moises Centeno

Prinzapolka, RAAN
Un hecho más de esos que erizan los pelos y provocan escalofríos lo cometió, supuestamente, Benilec Méndez Hernández, de 18 años, al asesinar de cuatro disparos a su padre, Santiago Méndez Mendoza, de 55, aparentemente para declararse heredero de los bienes que dejara el difunto, en la comarca El Corozo, en la cuenca arriba de Prinzapol-ka, Región Autónoma del Atlántico Norte.
Los disparos de revólver de calibre aún desconocido le impactaron todos en la cabeza, y, al parecer, antes del macabro crimen, la víctima pudo ser secuestrada y torturada, ya que varios vecinos, que por razones de seguridad solicitaron no revelar su identidad, observaron huellas en las muñecas del hoy difunto, tal como si esta persona hubiera estado atada con una gruesa soga, y notaron señas de golpes de consideración en la región frontal, pómulos, cuello, hombro, tórax y costados.
La investigación --todavía no conclusiva-- determina que en el lugar de los hechos la Policía Nacional apunta que el señalado parricida no actuó solo en el crimen contra su progenitor.
Se menciona a William Pineda Campos, de 32 años, yerno del ahora difunto, como coautor del delito de asesinato en perjuicio de Santiago Méndez Mendoza, asegura el jefe de auxilio judicial en Las Minas, subcomisionado Ronald López, quien confirma que el principal móvil de este espeluznante hecho sangriento, que ha perturbado la tranquilidad en la zona, es la aparente codicia de los señalados por una propiedad de casi 300 manzanas de tierras y poco más de cien reses, que la víctima había logrado capitalizar.
Con la muerte, el hijo pretendía pedir la declaratoria de único heredero, con el compromiso de que si el plan resultaba todo un éxito, le entregaba una parte del bien a su cuñado, según las investigaciones.
Una de las razones por las cuales los señalados decidieron consumar el asesinato, fue porque Santiago Méndez abandonó a la madre del supuesto parricida, y se había largado del hogar para hacer vida marital con otra mujer, que le exigía trasladar y poner a su nombre los bienes para usufructuarlos con una nueva familia.
Los presuntos autores de este crimen no han sido detenidos porque huyeron, sin embargo, ahora que están plenamente identificados, su captura para ponerlos a la orden de los tribunales de justicia, será sólo cuestión de tiempo, advierte el subcomisionado López.