Sucesos

Capturan al que mató a policía


Francisco Mendoza

JINOTEGA
El delincuente que dio muerte a un policía de dos balazos en esta ciudad no corrió lejos porque fue capturado por agentes de una patrulla que se presentó al lugar del crimen. Los cargos que probablemente enfrentará son homicidio, atentar contra la autoridad y sus agentes y robo con intimidación.
Ricardo Martínez López es el antisocial que la mañana de este jueves asaltó la sucursal de la agencia de envíos Western Union, en Jinotega. Martínez, armado con una pistola, se llevó tres mil dólares de la agencia e intentó huir, pero fue capturado minutos más tarde.
A tres cuadras de donde se registró el asalto, en el Juzgado de la Adolescencia, se encontraba el inspector Alejandro Altamirano Aráuz, quien se desempeñaba como investigador en el municipio de La Concordia, a quien los afectados le pidieron auxilio para que detuviera al delincuente que se llevaba el dinero de la agencia de remesas.
Altamirano, haciendo honor al lema de la Policía Nacional: “Honor, Seguridad y Servicio”, persiguió al antisocial que trataba de huir por las inmediaciones del barrio “Mauricio Altamirano”, al verlo, el agente le dio el alto al antisocial, quien en repuesta le disparó con la pistola que portaba y lo hirió, por lo que el agente respondió al fuego, pero no impactó al delincuente debido a que el arma que portaba se le “enconchó”, lo que le dio ventaja al delincuente para herirlo.
Expira en el hospital
Uno de los proyectiles impactó en el abdomen de Altamirano y el otro en la pierna derecha, que lo hizo caer, mientras el delincuente seguía tratando de escapar, pero a los pocos minutos fue capturado por agentes de una patrulla que se presentó al lugar después que varios ciudadanos informaran de lo sucedido.
El oficial que había ingresado a la Policía en 1990 y tenía 17 años de servir al pueblo por medio de esta institución, fue trasladado aún con vida al Hospital “Victoria Motta”, pero el esfuerzo realizado por los médicos para salvarle la vida fue en vano debido a que murió a los pocos minutos de haber ingresado al centro asistencial.
Mientras el oficial entregaba la vida en cumplimiento de su deber de servir al pueblo, una patrulla lograba rodear el lugar donde se había atrincherado el delincuente, y los oficiales, haciendo honor al humanismo y al respeto a los derechos con que ha sido formada la Policía Nacional, lograron capturar al delincuente sin tener que hacer uso de las armas para reducirlo.
Las investigaciones preliminares realizadas por los órganos de seguridad señalan que el homicida Ricardo Martínez López es originario de Achuapa, León, y había pertenecido a la desaparecida Seguridad del Estado, además, en 1999 fue detenido por los delitos de asesinato atroz y robo, y salió en libertad bajo fianza en 2003, y ahora regresa a las celdas por homicidio y robo con intimidación.