Sucesos

Dos “muleros” reincidentes

* “Chico Pinto” y un joven fueron capturados con 45 piedras de crack en el bus que los llevó de Managua a Estelí

Máximo Rugama

ESTELÍ
Francisco Tórrez, alias “Chico Pinto”, y Arlen López Cruz responderán ante las autoridades judiciales por el cargo de tráfico interno de estupefacientes, tras ser sorprendidos por la Policía esteliana con 45 piedras de crack en un autobús que cubre la ruta expresa de Managua a Somoto.
Los dos adultos viajaban en el autobús amarillo, placas ES 235, que circulaba de sur a norte sobre la vía Panamericana, en compañía de una adolescente, supuestamente hijastra de Francisco, quien al parecer no tiene relación en este caso.
Al llegar a la salida sur de Estelí, el autobús, conducido por Luis Alfonso Osorio, quien no está implicado en el caso, fue revisado por agentes policiales que no dudaron en inspeccionar las pertenencias de Francisco Tórrez, de 50 años, a quien le encontraron 39 piedras de crack, que cargaba en un bolso tipo canguro, mientras que a Arlen López Cruz, de 25, los uniformados le incautaron en las bolsas delanteras del pantalón seis piedras de la misma droga.
En el caso de Tórrez, las autoridades policiales señalaron que se dedicaba a trasladar desde Managua droga, la que luego vendía en el barrio “William Fonseca”, ubicado en la zona suroeste de esta ciudad. Sin embargo, “Chico Pinto” habita en el barrio 14 de Abril, en el otro extremo de la ciudad, y recientemente, según las autoridades policiales, había cumplido una pena de seis años de cárcel en el Sistema Penitenciario Regional Puertas de la Esperanza, de Estelí, por tráfico interno y expendio de drogas.
Arlen López, mientras tanto, tiene antecedentes delictivos por robo con fuerza, hurto, robo con violencia e intimidación. La Policía trata de confirmar que ambos eran muleros de un reconocido narcoexpendedor de esta ciudad y al cual le siguen los pasos los agentes antidrogas.
En el autobús viajaban cerca de 40 pasajeros, quienes debieron soportar el atraso por el operativo policial. Como chofer y ayudantes no estaban implicados en el hecho, la Policía los dejó ir sin problemas en el autobús.