Sucesos

Hijo frustra funeral de fallecido en accidente

* Policía y bomberos sepultarían el cadáver sin identificar de un hombre, por su avanzado estado de descomposición

Leoncio Vanegas

DIPILTO, NUEVA SEGOVIA
Bomberos y policías estaban a punto de bajar a una fosa sin lápida el cuerpo de un desconocido, la noche del lunes, cuando de pronto llegó al cementerio de Ocotal el joven Porfirio Salinas Lagos, de 20 años, gritando que se detuvieran, pues el cadáver que se disponían a enterrar era el de su padre, Estanislao Lagos López, de 40 años.
El cuerpo había sido encontrado la madrugada del mismo día, en el kilómetro 236, en el punto conocido como Maracay, de la Carretera Panamericana que conduce al paso fronterizo de Las Manos, y estaba sin identificar porque no portaba documentos de identidad ni aparecía ningún familiar para reclamarlo.
Según el subcomisionado Pablo Ardón, vocero policial en esta localidad, Estanislao aparentemente fue embestido por un vehículo, porque su cuerpo presentaba varias fracturas, y en el lugar donde lo hallaron había huellas de frenazos de automotor.
El cadáver fue trasladado a la morgue del Hospital “Alfonso Moncada Guillén”, de Ocotal, para esperar a algún pariente, no obstante, por su rápida descomposición, las autoridades se vieron obligadas a enterrarlo en el cementerio local.
Su hijo llegó a tiempo para impedir que Estanislao fuera depositado en una fosa común, y luego lo trasladó a Dipilto, para darle cristiana sepultura. En tanto, la Policía quedó con la misión de identificar al vehículo que lo arrolló.