Sucesos

Inesperado acuerdo beneficia al que mató a su mujer

* Pese a que el cadáver de Graciela sigue sin aparecer, su victimario pasará sólo ocho años en prisión

Ernesto García

MASAYA
Sólo ocho años pasará en la cárcel Julio César González, quien asesinó a su ex pareja, Graciela Francisca López Velásquez, hace casi tres meses. El cadáver sigue sin aparecer.
Los ocho años de prisión sólo son dos años más de la pena mínima (seis años) que establece el Código Penal para el culpable de homicidio.
La fiscal departamental de Masaya, Leyla Ramírez, dijo que el acuerdo fue avalado por el juez Penal de Audiencia Leonel Alfaro Sánchez, quien dictó la sentencia condenatoria al homicida.
El acuerdo tiene como fundamento el principio de oportunidad que se establece en el Código Procesal Penal y a petición del acusado, a través de su abogado defensor, explicó Ramírez.
Sin embargo, González todavía no dice dónde dejó el cadáver de Graciela Francisca, de quien sólo se encontró una blusa y un trozo de pantalón en la comarca Piedra Menuda, jurisdicción de Nindirí, Masaya.
Graciela Francisca López desapareció de su casa el ocho de septiembre, en la comarca Dirita, jurisdicción de Ticuantepe, y el hallazgo de algunas de sus pertenencias se produjo hasta 12 días después.
“Hasta el último momento, antes de firmar el acuerdo, González (Julio César) mantuvo que él dejó el cadáver donde fueron encontradas algunas pertenencias de la víctima”, afirmó la representante de la Fiscalía. Al final, se desconoce si la familia de Graciela recibió algún tipo de promesa de parte del acusado o su familia para aceptar el acuerdo.
Investigación sigue abierta
La fiscal Leyla Ramírez señaló que el Ministerio Público ha ordenado a la Policía de Masaya proseguir con las investigaciones en torno a este crimen, donde el cuerpo de la víctima sigue sin aparecer.
Como parte de la ampliación de las averiguaciones, la Policía sigue investigando a Augusto Clemente González, padre del homicida confeso.
También figuran entre la lista de personas que siguen siendo investigadas los ciudadanos Enrique y Ervin González, hermanos de Julio César.