Sucesos

Breves judiciales


Lizbeth García
Antes de ser asesinada tuvo relaciones sexuales
Mediante los resultados de la citología vaginal que le practicaron a Esperanza Sofía Reyes López, los cuales fueron presentados ayer en el Juzgado Décimo Penal de Audiencias, se corroboró que antes tuvo relaciones sexuales, porque encontraron semen en su vagina, pero no se sabe si era o no de Jorge Alberto Vega, de 30 años, porque al acusado de asesinato no le hicieron la prueba de ADN. Lo único que le hicieron fue un examen para determinar mediante sangre y saliva su tipo de sangre, que es tipo “O”, pero cuando la Policía buscó sangre en la ropa que el sospechoso llevaba puesta el día del crimen (20 de febrero de 2005), no encontró manchas hemáticas ni de él ni de la víctima, que era tipo “A”. Tampoco encontraron huellas dactilares en el cuchillo de 34 centímetros con el que le dieron muerte a Reyes López, según se desprende de las pruebas con las cuales la Fiscalía acusó a Vega ayer. El abogado defensor, Oscar Carrión, promovió un incidente de nulidad absoluta porque entre el legajo de pruebas que el Ministerio Público presentó no estaba la orden de captura, pero lo que sí estaba era la testifical de una prima del acusado que dijo que el 26 de febrero de 2005, éste llegó a su casa con su tío, porque acaba de confesarse con un sacerdote al cual le había dicho que se quería matar y que tenía que enfrentar la justicia. El abogado dijo que su cliente no confesó el crimen, sino su deseo de matarse por la ausencia de Esperanza Sofía. Según la Fiscalía, el móvil del crimen fueron los celos, porque ella le dijo a Vega que ya no la buscara “porque tenía otro hombre”, cuya identidad se desconoce, aunque las pruebas indican que la Policía buscó restos de sangre en las uñas y calzoncillos de alguien llamado Franklin Morales Mendoza.
Mandan a su casa a supuesto “feminicida”
Después de menos de diez días de cárcel, Francisco Javier Reyes logró por medio de su abogado, Denis Pérez, que la juez Cuarto Penal de Audiencias, Marta Martínez, le cambiara la medida de prisión preventiva por arresto domiciliar, para que pueda enfrentar el juicio que se le sigue por el homicidio de Mercedes Margarita Martínez. Sin embargo, para poder irse a su casa, el acusado primero deberá rendir una fianza de 25 mil córdobas y mudarse a vivir a la casa de uno de los dos fiadores, los que además deberán estarlo presentando todos los días en el juzgado y garantizar que éste no se salga del país ni se comunique con la víctima y los testigos. Reyes logró su libertad gracias a su abogado, quien durante la audiencia inicial del juicio preguntó dónde estaba el peritaje de productos nitrados para corroborar que en realidad su cliente mató de un balazo a la víctima, en una de las calles de Ciudad Sandino, el 13 de noviembre, como dice la acusación. El arma pertenecía a Juan Ramón Vega Jackson, el marido oficial de Mercedes Margarita, según las pruebas que rolan en el expediente 431-07.
Meretriz acusada dice que policía no le quiso pagar
El doce de diciembre, en el juzgado Segundo Penal de Juicio, se sabrá quién dice la verdad en el juicio que la Fiscalía promovió por hurto contra Carolina Jiménez Soza, de 25 años, quien supuestamente tomó la pistola y otros objetos propiedad del policía de la Estación Cinco, Pablo Antonio Gómez, de 29 años, cuando éste tomaba una ducha en la habitación que ambos usaron el siete de noviembre, para sostener relaciones sexuales en el Hospedaje Monimbó, ubicado cerca del Mercado “Roberto Huembes”. La abogada defensora, Darling García, explicó que su cliente le reveló que éste no le quiso pagar y luego se echó a llorar en la audiencia inicial del juicio, por lo que la juez Segundo Penal de Audiencias ordenó que fuera valorada sicológicamente antes del juicio. Mientras llega la fecha, la imputada permanecerá bajo medidas alternas a la prisión, revela el acta del juicio número 358-07.