Sucesos

Reedita a Caín “porque se arrechó”

* “Esperé que se durmiera, agarré la pistola y le pegué un balazo en el pecho”, confiesa el autor del fratricidio, que había sido adoptado por los padres de la víctima desde tiernito

José María Centeno

EL RAMA

Miguel Antonio Urbina Velásquez, de 23 años, murió en su propia casa y en su propia cama, a manos de Marvin Antonio Martínez Pérez, de 20 años, quien “reeditó” al Caín de las escrituras bíblicas, cuando propinó a su hermano un balazo en la tetilla izquierda con un arma casera que no se sabe si era de la víctima o del victimario.
Los hechos ocurrieron en la comarca Tutuwacá, al noroeste de El Rama en horas de la noche, cuando Urbina dormía en su cama y no volvió a despertar.
Este hecho ha conmovido a los habitantes de esta comunidad, porque consideran que Miguel era un joven tranquilo, que no tenía problemas con nadie, y lo más sorprendente es que quien lo mató fue su propio hermano de crianza, porque los padres de Miguel adoptaron a Marvin Antonio desde tiernito.

Fría confesión
La Policía Nacional y el médico forense se hicieron presentes hasta el lugar de los hechos y capturaron al sospechoso, quien confesó que asesinó a su hermano “ porque lo arrechó”.
Según los familiares de la víctima, éste había salido de su casa y lo había dejado cuidando, pero cuando regresó no lo encontró, se molestó y le llamó fuertemente la atención.
“Por lo que me dijo, me arreché, y esperé que se durmiera, agarre la pistola y le pegué un balzo en el pecho”, confesó el autor del crimen.
Ahora, el criminal se encuentra tras los barrotes de hierro de las celdas preventivas de la Policía Nacional, y será puesto a la orden Del Ministerio Público para que responda ante un juez por lo que hizo.