Sucesos

Asesinato con testigos

* La esposa, la hija de 12 años y la empleada presenciaron cuando un delincuente propinó dos tiros en la cabeza al infortunado

Róger Olivas

SOMOTILLO, CHINANDEGA
Todo transcurría con normalidad en la Tienda Chepita, ubicada en el mercado de este poblado fronterizo, cuando irrumpió un sujeto desconocido que pistola en mano asesinó a sangre fría al esposo de la propietaria del establecimiento.
Una nota de prensa de la Policía de Chinandega informó que a las cinco de la tarde del miércoles último, el desconocido, de estatura baja, preguntó a la empleada, Vilma Yolanda Montoya Romero, de 50 años, por el precio de unos artículos de nylon.
Enseguida, el hombre desenfundó el arma de fuego y propinó dos disparos en la cabeza a Héctor José Lagos Ubau, de 59 años, esposo de la denunciante, Josefina Gúnera Ponce, de 42, dueña del negocio.
Agregó el escrito que un tiro salió por un parietal y el otro se alojó en la masa encefálica de Lagos Ubau, quien se desvaneció en un charco de sangre, ante la presencia de su cónyuge y de su hija de doce años, de iniciales E.L.G. Madre e hija ahora están traumatizadas por la forma en que el intruso mató a su esposo y padre, respectivamente.
El subcomisionado Justo Zamora, portavoz de la Policía de Chinandega, dijo que de acuerdo con las investigaciones, Luis Aguilera Ponce, de 24 años, sobrino del infortunado, al escuchar la detonación tomó un revólver propiedad de su tío político y persiguió al asesino, pero éste huyó.
Familiares trasladaron al comerciante al Centro de Salud “Raymundo García”, de Somotillo, donde médicos de turno confirmaron que desafortunadamente Lagos Ubau no tenía signos vitales.
Un grupo de efectivos policiales busca al criminal para capturarlo y remitirlo a las autoridades correspondientes por el asesinato del apreciado comerciante.