Sucesos

Cae “William Trompudo” con tres vehículos robados


María Mercedes Urroz

Dentro del plan que ejecuta la Policía Nacional para disminuir el actuar delictivo, detectives, investigadores y oficiales de inteligencia de la Quinta Delegación capturaron a uno de los más hábiles y peligrosos jefes de bandas roba carros que azotan la capital.
William Antonio Aráuz Romero, de 31 años, alias “William Trompudo”, fue capturado la noche del martes, en el barrio Venezuela, de la Clínica Don Bosco dos cuadras al sur, en plena vía pública, cuando circulaba en una motocicleta Pulsar, negra, sin placas.
Al menos tres víctimas de “William Trompudo” lo identificaron como quien los despojó de sus vehículos, luego de amenazarlos con arma de fuego. A uno de ellos, Mauricio Mendiola, lo despojó de una camioneta Nissan blanca, en marzo de este año. A Yáder García lo intimidó para despojarlo de dinero y de un camión repartidor, y a otro ciudadano lo despojó de un vehículo Hyundai gris.
La Policía allanó la vivienda de Suyén Trujillo, quien se presume es colaboradora de “William Trompudo”, ubicada de la Unica una cuadra y media al norte, donde encontraron piezas de autos robados.
La comisionada Erlinda Castillo, jefa de la Quinta Delegación Policial, manifestó que el detenido, que se movilizaba en una moto negra, tenía alterado el número de chasis y de motor de la misma.
“Es una alerta para quienes se dedican a la compra-venta de autos, vos a simple vista no te das cuenta de que tiene alterado el número de chasis y de motor, es hasta que vas a legalizar el vehículo, si no lo compras de mala fe y va de mano en mano”, aseguró la comisionada Castillo.
El vehículo Hyundai, gris, placas M 102-477, tenía cambiada la lámina donde va el número de chasis, en cambio la camioneta Nissan, blanca, placas M 086-446, estaba a la venta, y la moto la andaba el delincuente.
La Policía continúa trabajando para detener a los otros miembros de la banda de robacarros, y pide a quienes hayan sido víctimas que lleguen a denunciarlos. También se coordinaron con otros distritos para saber si los malandrines han realizado otras fechorías, y que de igual manera la población denuncie los ilícitos.