Sucesos

Breves judiciales


Lizbeth García

Homicida será juzgado el día de “La Gritería”
En el Juzgado Segundo Penal de Juicio, Mario Ernesto Luna Parrales, de 19 años, tendrá que responder este siete de diciembre en juicio oral y público por la presunta autoría de robo con intimidación que habría cometido este primero de agosto, el que se agravó por la muerte de Rolando Antonio Morales, de 23 años. Según la acusación, los hechos fueron a las dos y media de la madrugada, cuando la víctima regresaba junto a unos amigos del “palo lucio”, y fue interceptado por el acusado y dos desconocidos más, y Luna le habría anunciado: “Te voy a robar”. Morales trató de repeler el atraco dándole un puñetazo en la boca al ladrón, que cayó al suelo, pero luego se levantó para perseguir a la víctima y sus amigos, pero Morales se cayó. Allí, su agresor le asestó una cuchillada en el corazón y falleció por hemorragia derivada de una laceración en el ventrículo izquierdo de este órgano. Según las pruebas que la Fiscalía aportó para acreditar los hechos acusados y pedir prisión para el imputado, la víctima tenía una concentración de alcohol en su sangre de 0.77 gramos por litro, pero no estaba ebrio, sino levemente intoxicado.
Con una reposición evadió la justicia de adultos
Porque el reo es un menor de edad, la juez Octavo Penal de Audiencias, Karla García, se declaró incompetente para seguir juzgando a L.A.A., uno de los ocho reos que días atrás se fugaron de las celdas de la Estación Seis. Gracias a una reposición de partida de nacimiento, “el niñito” será procesado en los Juzgados Especiales para Adolescentes, y sólo los adultos Héctor Ramón Cano, Ramón Emilio Flores Zamora y Christian Cacho Medina fueron remitidos a juicio oral y público para el 16 de enero de 2008, cuando deberán responder por la coautoría del delito de fuga y hurto de una cámara, respectivamente. Para mientras llega el juicio, los acusados permanecerán en prisión preventiva porque estando en libertad podrían darse a la fuga, como lo hicieron estando encerrados. Durante la audiencia inicial del proceso, la autoridad judicial rechazó la ampliación de la acusación que la fiscal Matilde Villanueva presentó para que a los acusados se les adicionara la autoría del delito de lesiones en perjuicio de Vilma Ellis Rubio y Howard Obando Leiva, porque el escrito no explicaba cómo participó cada cual en el ilícito. A lo único que la juez dio lugar, fue a que los reos sean valorados por un médico forense para ver su estado de salud.
Diez años de cárcel a los que entregaban droga “delivery”
Porque quedó acreditado con testigos y otras pruebas que Omar Antonio Martínez Parrales, José Antonio Solano y Ramón Mendoza Galán se dedicaban a abastecer los expendios de drogas de los barrios El Recreo, Santa Ana y otros, usando para ello un taxi, la juez Nancy Aguirre Gudiel condenó a diez años de presidio a cada uno de los acusados por coautoría en el delito de transporte de drogas. Ellos saldrán de la cárcel en septiembre de 2017. Fueron capturados el 30 de agosto en el barrio “Augusto César Sandino” cuando transportaban dentro del taxi una caja que contenía dos kilos de cocaína (el primer paquete tenía 1,103.8 gramos y el segundo 1096.3 gramos). La droga será destruida, aunque quedarán dos gramos en resguardo de la Policía, en caso de que los imputados hagan uso del recurso de la apelación. El carro taxi Hyundai verde, donde se entregaba la droga “delivery”, será devuelto a su dueño, porque se corroboró que éste nada tuvo que ver en la actividad que los otros realizaban.