Sucesos

Dramático suicidio al tercer intento

* Joven drogadicto y con amplio historial delictivo subió a una torre del tendido eléctrico, se colgó de los cables y recibió descarga que lo mató

María Mercedes Urroz

Dice el viejo y conocido refrán que “la tercera es la vencida”. Carlos Alberto Lovo Centeno lo vivió en carne propia, ya que logró su cometido en su tercer intento, durante los primeros minutos de la madrugada del martes.
Lovo Centeno, de 22 años, alias “El Mono”, murió en la Sala de Emergencias del Hospital “Antonio Lenín Fonseca”, a las 12 y 45 minutos, adonde fue trasladado por una ambulancia de Cruz Roja Nicaragüense, después que tocó a propósito un cable de alta tensión, recibió una descomunal descarga y finalmente cayó de la torre metálica de más de 12 metros de altura que sostiene las líneas.
El muchacho se lesionó seriamente la parte izquierda de la cadera y recibió quemaduras de primero y segundo grado, que en pocos instantes le provocaron la muerte.
Una de las vecinas del joven dijo que éste era un “tipo indeseable”, que se había convertido en un ratero y era el azote del barrio “Pablo Úbeda”, situado en el Distrito Cinco, al sur del Tanque de la Colonia 14 de Septiembre. La noche del lunes era la tercera vez que “El Mono” intentaba suicidarse, siempre bajo los efectos de la droga.
“Imagínese que la ropa que uno tenía tendida en el patio él se la llevaba. Todo lo que encontraba a su paso era arrasado”, dijo la mujer, que por temor a los familiares de Lovo Centeno declinó dar a conocer su nombre.
El joven hacía apenas dos semanas había estado detenido en la Quinta Delegación de Policía, donde ningún familiar lo llegó a visitar, evidentemente porque no tenía buenas relaciones con su parentela. Y el pasado septiembre se vio involucrado en una trifulca en la que incluso amenazó a un agente policial de la misma estación.
Este joven adicto tenía una enorme cantidad de acusaciones por delitos cometidos, pero el robo con fuerza era su especialidad y el más denunciado en su contra.
A la delegación policial nadie llegó a interponer la denuncia, pero a todas luces el hecho es un suicidio que incluso fue filmado por las cámaras de dos canales de televisión que captaron el esfuerzo de bomberos y policías por convencer al muchacho para que desistiera de su actitud autodestructiva.