Sucesos

Homicidio accidental

* Mujer murió después que su vecino disparó al aire, para probar el arma que recién había disparado

Francisco Mendoza

MATAGALPA
En el municipio de Matiguás, una mujer murió a consecuencia de un balazo de escopeta calibre 12, cuando su vecino, Rafael Delgado Zelaya, junto a otro ciudadano que no ha sido identificado, hacían pruebas de tiro al aire para comprobar el estado de un arma.
Silvia Dávila Urbina, de 54 años, perdió la vida al recibir el proyectil que procedía del patio de la vivienda de Delgado, quien según las primeras investigaciones realizadas por la Policía Nacional, reparaba el arma, y para entregarla probada, realizaba disparos al aire, sin imaginarse que mataría a su vecina.
Las investigaciones señalan que a la casa del ahora detenido llegó un ciudadano, desconocido por Urbina, quien le manifestó: “Amigo, dicen que usted repara estos chunches, quiero que vea cuál es el problema de la escopeta”. Acto seguido, Rafael se puso a trabajar, y cuando ya había terminado, le dijo al desconocido: “A mí me gusta entregar probado mi trabajo” y de inmediato, los dos supuestamente dispararon la escopeta.
El desconocido, después de haber comprobado que su arma había quedado en buen estado, le pagó a Urbana por el trabajo, abordó en un taxi y se marchó del lugar. Minutos más tarde, una patrulla de la Policía Nacional llegó a detener a Rafael Delgado Zelaya, quien se llevó tremendo susto al conocer que iba detenido.
Como cualquier ciudadano, Rafael le preguntó a la Policía por qué lo llevaban preso, si no había cometido ningún delito, pero los agentes le manifestaron que acababa de cometer un homicidio e iba detenido para realizar las investigaciones correspondientes.
Fue así como el ahora detenido manifestó que había reparado una escopeta a un ciudadano que se presentó a su casa, y que los dos habían disparado el arma para probarla, pero que no había disparado hacia la casa de su vecina, pero que estaba seguro que los disparos que el hizo, no fueron los que terminaron con la vida de doña Silvia, sino que posiblemente sean los que hizo el dueño del arma.
Por su parte, la Policía sigue con las investigaciones para dejar claro el homicidio accidental de doña Silvia, del que hasta el momento el principal sospechoso es Rafael, porque algunos testigos lo señalan de haberlo visto disparando el arma en el patio de su casa.