Sucesos

Extraño comportamiento de secuestradores de niña

* Son dos jóvenes que dicen que por amor decidieron formar una familia, robándose a la pequeña de dos años * La víctima no fue abusada, pero la encontraron con ropa ajena y pintarrajeada como adulta

CONDEGA, ESTELÍ

La Policía esteliana confirmó la captura de José Raúl Castellón Espinoza, de 26 años, y de una adolescente de iniciales A.Ch., de 16, sospechosos de haber sustraído a una niña de dos años y medio, residente en este municipio, la que permaneció en un extraño cautiverio casi 24 horas.
Aunque inicialmente se supo que se trataba de un rapto, las autoridades policiales tipificaron de forma provisional tal hecho como sustracción de menores.
La pequeña, hija de Fanny Noelia Rugama Duarte y de Francisco Luis Rivas Montenegro, fue llevada por la jovencita A.Ch. desde el centro de la ciudad de Condega hasta el barrio Solidaridad, ubicado en la zona suroeste del mismo casco urbano.
Después de un arduo operativo en que participaron los padres de la menor, ésta fue encontrada encerrada en una casa situada de la cancha deportiva de ese barrio, dos cuadras al oeste y media al sur. La niña estaba vestida con ropa ajena y estaba maquillada como mujer adulta, según testigos.
El hecho ocurrió cuando la menor salió a una venta a comprar cerca de su vivienda, ubicada contiguo a las instalaciones de la delegación policial, en el barrio “Alcides Meza”,
Al parecer, después que la adolescente llamó la atención de la niña, caminaron juntas, hasta que se les unió Castellón Espinoza y se llevaron a la víctima con engaños con dirección norte y luego en un taxi, hasta el barrio Solidaridad, donde fue detenida la muchacha, al día siguiente.

Querían una familia
Según versión de los detenidos, ellos se llevaron a la menor porque querían tener una familia y como prueba de amor al parecer el varón le pidió a la adolescente que robara la niña y así la criarían como hija. Se desconoce si la joven pareja tiene problemas de fertilidad o si por otras razones evitan concebir sus propios “retoños”.
El caso fue remitido por la Policía ante las autoridades competentes, pero preliminarmente se conoció que a través de la Comisaría de la Mujer y la Niñez de Estelí se solicitó una valoración psicológica de la detenida.
De igual forma los agentes orientaron realizar un dictamen médico y valoración psicológica a la niña, que determinó que no sufrió abusos sexuales ni maltrato físico.
Una joven de apellido Gómez Calderón, que observó cuando la mujer se llevaba a la niña, jugó supuestamente un papel importante para dar con su paradero y de sus captores.