Sucesos

Temen baño de sangre en el “Jorge Dimitrov”

* Después de la muerte de un joven, una reyerta que dejó lesionados en ambas familias y amenazas mutuas, las condiciones están dadas

Ernesto García

Un muerto y varias personas lesionadas es el resultado de un violento incidente ocurrido la tarde de ayer lunes en una calle del siempre peligroso barrio “Jorge Dimitrov”.
Esta vez la víctima fue Allan José Aguilar Luna, de 20 años, quien recibió un escopetazo cuando regresaba a su puesto de trabajo, en el dispensario “María Auxiliadora”.
Por este crimen la Policía capturó casi de inmediato a Mario Bladimir Castillo Urbina, alias “Cachito”, y al cuñado de éste, Ángel de Jesús Rivas Velásquez.
Aguilar expiró cuando era conducido al quirófano del Hospital “Roberto Calderón”, donde los médicos intentarían salvarle la vida, luego que recibió el disparo de arma “hechiza” (de fabricación artesanal) en el costado izquierdo.
La muerte de Aguilar, cuyo móvil son supuestas diferencias antiguas entre víctima y victimarios, desató una trifulca entre las familias de éstos, con resultados de varias personas lesionadas, en su mayoría mujeres.
Extraoficialmente se informó que dos niños salieron heridos de bala, pero no fue confirmado por las autoridades policiales, y en los hospitales públicos no se reportó el ingreso de los mismos.
En la recepción de la Estación Cuatro de Policía se vivió la tarde de ayer momentos de tensión, pues al mismo sitio acudieron los parientes de Aguilar y los de los dos presuntos victimarios.
Lidia Castillo, madre de Mario Bladimir Castillo, cuyo rostro quedó surcado por un rasguño, dijo que los familiares de Aguilar amenazaron con vengarse por la muerte de éste. Negó que el crimen hubiera ocurrido como una especie de venganza, sino que se dio porque la víctima había robado un celular a una dama, y “alguien” le disparó para repelerlo.
“Ellos (los familiares de Aguilar) dijeron que nos van a matar uno por uno”, aseguró Lidia Castillo, mientras expresaba el temor de que familiares y amigos de la víctima le destruyeran la casa por la noche.