Sucesos

Inflaman ojo a cobrador en pleito de buseros


JINOTEPE, CARAZO
Rolando de Jesús Quezada Echaverry, de 40 años, ayudante de un bus que cubre la ruta Jinotepe-Nandaime, del servicio ordinario, resultó con lesiones en el ojo izquierdo, propinadas presuntamente por David Baltodano, a quien el agredido identifica como socio de la Cooperativa Granma, de los microbuses expresos que prestan servicios hacia la capital.
La reyerta, según Quezada, quien pertenece a la cooperativa de Transportistas Unidos del Sur (Cootraus), se dio a las ocho y media de la mañana de este jueves, en las afueras de la terminal Santiago, de Jinotepe, cuando el miembro de la Cootraus, según su propia versión, le reclamó al socio de Granma porque tenía la unidad atravesada y no dejaba pasar al resto de buses que estaban por hacer su ingreso a la terminal.
El reclamo al parecer enfadó a Baltodano, el supuesto agresor, que se le fue encima y le propinó golpes y puntapiés, mientras sus compañeros de cooperativa pusieron en indefensión a Rolando, a quien sostuvieron con las manos hacia atrás para que recibiera la lluvia de golpes, principalmente en el rostro.
Eternos señalamientos
El nandaimeño agredido, que ayer fue examinado por el médico forense de Jinotepe, dice que a como pudo se defendió, y atribuye la agresión al comportamiento que siempre han tenido los choferes y ayudantes de la Granma, una de las cooperativas que más han cuestionado los usuarios en Carazo.
Por su parte, algunos socios de la Granma, que ayer se hallaban en la terminal de Jinotepe, dijeron que fue el socio de Cootraus quien inició el pleito porque se bajó del bus a discutir y querer agredir al joven Baltodano, y éste lo único que hizo fue defenderse. Es más, dijeron que el resto de sus compañeros se sumaron a esa defensa porque otros buseros de la ruta hacia Nandaime llegaron armados de tubos y de tijeras grandes, de las que se usan para podar árboles.
El presidente de la Cootraus, don Armando Ruiz, deploró la actitud de sus colegas de Granma y pidió a las autoridades policiales que investiguen lo sucedido, para que no se vuelvan a repetir estos hechos, tras señalar que no es la primera vez que los socios de su cooperativa, que siempre son tolerantes y velan por el ordenamiento del transporte, han sido agredidos por defender esta causa.