Sucesos

Tragedia en escapada estudiantil


Máximo Rugama

ESTELÍ
El adolescente de 14 años, Edwin Flores Casco, perdió la vida en una poza del río Estelí, luego de que junto a cinco amigos decidió darse un chapuzón en las contaminadas aguas de esa fuente.
El cuerpo del adolescente fue encontrado en horas de la tarde del jueves, luego que la progenitora del muchacho, Azucena Flores, observó que éste no había vuelto a casa, y al averiguar, le informaron que tampoco había asistido a clases.
La búsqueda inició desde ese momento y fueron miembros de la Dirección General de Bomberos quienes, junto con socorristas de la Cruz Roja y la Policía, localizaron el cadáver en la poza formada por un recodo, tras la voz de alerta de la madre y otros familiares, quienes desde el comienzo temieron lo peor, pues habitan cerca del río.
La Policía se encuentra investigando a cinco jóvenes, algunos de ellos compañeros de clases del muchacho, quien estudiaba el tercer año de secundaria en el Colegio “Sotero Rodríguez”, en el turno vespertino, pues fue con éstos con quienes se bañó en el río Estelí, que atraviesa esta ciudad.
Doña Azucena, tíos y hasta la abuelita materna del adolescente, junto a otros familiares, emprendieron la búsqueda en la orilla del río, donde sólo localizaron un par de zapatos deportivos, una calzoneta y una camiseta del muchacho.
La profesora Isabel Pérez dijo que la muerte trágica del muchacho ha causado un gran dolor y consternación entre la comunidad educativa, ya que era una persona aplicada y sumamente responsable.
El subcomisionado Félix Pedro González, oficial operativo de la Policía de Estelí, dijo que esta tragedia debe dejar una enseñanza a los adolescentes y jóvenes, quienes pese a los consejos de sus mayores, se exponen a situaciones peligrosas, pues si bien no siempre se ahoga la gente en las aguas del río, éste está tan contaminado que puede provocar enfermedades de cualquier tipo.
La vela del muchacho se realizó en el barrio “Omar Torrijos”, en la casa de su progenitora, Azucena Flores, a pocas cuadras de la poza donde ocurrió la tragedia. Se conoció que Edwin era el único varón de doña “Chena”, como es conocida la adolorida madre, a quien le sobreviven dos hijas.
El sepelio se realizó la tarde de ayer viernes en el cementerio San Francisco de Asís, de esta ciudad.