Sucesos

Decapitan a niña que se resistió a violación

* Atacantes la sorprendieron camino al instituto, y como ella se opuso con todas sus fuerzas, la machetearon hasta cerciorarse que había expirado

Francisco Mendoza

PAIWAS, RAAS
Intentaron violar a una menor que se dirigía a su colegio, pero como no lograron su objetivo, la asesinaron a machetazos, uno de los cuales le cortó la cabeza.
Según la Policía, este horrendo crimen se registró en el poblado de Ubú Norte, municipio de Paiwas, Región Autónoma del Atlántico Sur, cuando la adolescente Juana López Díaz, de 14 años, se dirigía al Instituto “Salvador Ferrer”, donde estudiaba secundaria, y fue interceptada por elementos desconocidos que intentaron ultrajarla sexualmente, pero ante la resistencia de la víctima, optaron por quitarle la vida.
Las primeras investigaciones de la Policía Nacional señalan que los asesinos mataron a la doncella de cuatro machetazos, uno de los cuales le cortó la cabeza, y luego huyeron dejando el cuerpo tirado a 500 metros del instituto. Varios vecinos que hallaron el cadáver informaron a las autoridades, que se presentaron de inmediato a la escena del crimen, pero hasta ahora no han podido dar con la identidad ni con el paradero de los asesinos.
Vía telefónica, vecinos del lugar señalaron que la víctima, huérfana de padre, vivía a unos mil metros del Instituto “Salvador Ferrer”, y se sospecha que los criminales son conocidos de la familia.
Otro que muere en su vicio
Asimismo, la Policía informó del hallazgo de un cadáver en el kilómetro 68 de la Carretera Panamericana, en el sector conocido como El Prado, municipio de Darío.
Una patrulla de investigadores y el médico forense se presentaron al lugar y determinaron que el fallecido era Genaro López Martínez, de 62 años, quien expiró por intoxicación alcohólica.
Las investigaciones también señalan que don Genaro tenía días de andar tomando y que no había regresado a su casa, por lo que sus familiares no supieron de él sino hasta que fue encontrado sin vida a la orilla de la carretera. La Policía, después de la valoración del forense, descartó que hubiera mano criminal y cerró la investigación.