Sucesos

Accidente laboral cobra vida de joven


Ernesto García

Dantesco fue el final que tuvo Erwin Meléndez Lara, de 19 años, quien murió quemado por una descarga eléctrica al rozar accidentalmente un cable energizado con más de siete mil voltios.
En el mismo accidente laboral resultó con graves quemaduras de segundo y tercer grado, en el 30 por ciento del cuerpo, el joven Alejandro Sánchez, de 20 años, compañero de trabajo de Meléndez.
Los muchachos se electrocutaron cuando movían el andamio en cual subirían para alcanzar el cielorraso de un edificio que está siendo remodelado y que sita de los semáforos de donde fue ENEL Central, 50 metros al oeste.
Erwin Meléndez, quien murió de forma inmediata, quedó boca abajo, con el brazo derecho desmembrado y el hueso del brazo izquierdo expuesto.
Le amputaron el brazo izquierdo
Alejandro Sánchez, el otro trabajador accidentado, fue trasladado al Hospital “Lenín Fonseca”, donde los médicos le amputaron el brazo izquierdo.
“El paciente ingresó en estado delicado, con quemaduras de segundo y tercer grado en brazos, piernas, tórax y abdomen”, explicó Jairo Gómez, médico del Hospital “Lenín Fonseca”.
Los obreros primero rozaron de forma accidental con el andamio el alambre de la línea del servicio de televisión por cable, y luego el energizado, donde circulan los 7 mil 800 voltios de energía.
Meléndez y Sánchez trabajaban para la empresa subcontratista Carfri, cuyo gerente, Lino Baranelo, dijo que al momento de la tragedia éstos apenas se disponían a iniciar sus labores.
Los trabajadores electrocutados tenían de uno a dos años de laborar para Carfri, agregó Baranelo, visiblemente consternado por la tragedia.
El teniente José Castro, de la Dirección General de Bomberos, dijo que probablemente el accidente laboral se produjo por falta de pericia o experiencia de los trabajadores.
“Es necesario que este tipo de trabajo sea supervisado por personas con experiencia, para evitar otras tragedias”, agregó Castro.