Sucesos

Acuerdo aborta juicio por dos muertes en accidente

* Familiares de los motociclistas que perecieron arrollados por un bus recibirán dinero y una ruta de bus, para criar a los huérfanos

Ernesto García

A Mariano de Jesús Olivas Mendoza y Vilma Elena Meza Orozco no sólo el trabajo y la muerte trágica los unieron, sino que ahora sus familias están “unidas” por un acuerdo extrajudicial.
El acuerdo entre las familias dolientes de Olivas y Meza con el busero que provocó la tragedia procura garantizar el futuro económico de los hijos que éstos dejaron en la orfandad.
Olivas y Meza murieron el pasado lunes, a la altura del kilómetro 18 y medio de la Carretera Panamericana Norte, al ser impactada de frente la motocicleta en que viajaban, por el autobús conducido por José Ariel Latino.
El arreglo extrajudicial entre las dos familias dolientes y el transportistas José Ariel Latino, le ahorró al busero ir al “banquillo de los acusados”, donde sería acusado de homicidio culposo, por las dos muertes ocasionadas. En una de sus partes medulares, el acuerdo establece el otorgamiento de un autobús y la concesión de una ruta que cubre el trayecto La Zona Franca Las Mercedes-Tipitapa-Nandasmo.
Según lo acordado entre las partes, las ganancias que genere la explotación de la ruta antes referida será compartida entre los familiares de Olivas y Meza, señaló la fiscal auxiliar Kenia Jirón.
Otra de las cláusulas del acuerdo establece el pago equivalente a 30 salarios mínimos que equivale a casi tres mil dólares, los cuales fueron repartidos equitativamente entre las familias dolientes. El arreglo entre los familiares de las dos víctimas fatales se produjo pocas horas antes de que José Ariel Latino fuera acusado de homicidio culposo.