Sucesos

“A mí no me cogieron... me entregué”

* “El Buda” se declara inocente por asesinato, pero de todos modos lo remitieron a juicio

Lizbeth García

“Aquí tienen a una persona inocente, pero yo todo se lo voy a dejar al Señor, y todo va a salir a la luz”, dijo visiblemente contrariado Mario Alexis Bodán, de 29 años, alias “El Buda”, quien el próximo 28 de noviembre enfrentará juicio oral en el Juzgado Tercero Penal de Juicio por el presunto asesinato en perjuicio de Luis Leonel Fletes Martínez.
La fiscal Matilde Villanueva también acusó a Bodán por la autoría de los delitos de asesinato frustrado y portación ilegal de armas en perjuicio de Erick Arturo Morales, de 19 años, y el Estado de Nicaragua, respectivamente.
Según la acusación número 343-07, el día del crimen (cinco de agosto de este año) la víctima y sus amigos no le pagaron a un taxista una carrera de 80 córdobas por haberlos trasladado de “La Iguana Rana”, ubicada detrás del edificio Pellas, a su casa, en Monseñor Lezcano, lo que molestó al obrero del volante. Luego, éste regresó con “El Buda”, quien desde el interior del carro disparó ocho veces contra las víctimas, que estaban en las afueras de una vivienda.
Erick Arturo Morales recibió un proyectil en el tórax, pero no murió, “suerte” que no tuvo Fletes, porque la bala que recibió en el tórax le perforó el pulmón derecho y el hígado.
La Fiscalía presentó varios testigos de los hechos, pero Bodán dice que el día del crimen él estaba en su casa, sin embargo, tiene antecedentes por lesiones, pero además fue deportado de Estados Unidos.
“¿Cuánta gente no viene deportada y tatuada todos los días?”, preguntó el acusado, quien señaló que todos los que lo señalan le tienen “tema” y envidia porque él puede vivir bebiendo guaro sin trabajar, porque su familia le manda dinero del extranjero. Igualmente dijo que la mejor prueba de su inocencia es que a él “no lo cogieron (capturaron)”, sino que se entregó voluntariamente.