Sucesos

Parricidio tras discusión

* Hombre que intentaba reconciliarse, mató a la madre de sus dos hijos, de un disparo en la nuca

LA CONCEPCIÓN, MASAYA

Los celos enfermizos que sentía el policía voluntario Léster Elías Murillo Hernández, de 30 años, por su ex pareja, Lilliam del Carmen Lumbí Jarquín, de 23 años, lo llevaron a asesinar a la joven, la madrugada de ayer sábado.
El crimen tuvo como escenario la habitación donde vivía Lilliam del Carmen Lumbí Jarquín, con sus dos hijos, en una propiedad de sus padres en La Concepción, departamento de Masaya.
Carolina Lumbí, hermana de la víctima, relató que el crimen de la joven tuvo como antesala una discusión a la medianoche del viernes y luego de varios minutos de calma se dejó escuchar una explosión que terminó con el silencio de la madrugada.
“Él (Léster Elías), le dijo a mi mamá (Lucía Lumbí), que no le haría nada a mi hermana, pero después que estuvieron platicando se oyó una explosión y cuando llegamos al cuarto, mi hermana estaba muerta sobre la cama”, relató Carolina.
El policía voluntario, quien laboraba como vigilante de un organismo internacional en La Concepción, Masaya, cometió el crimen en presencia de su hijo de cuatro años. “El niño dice que él miro cuando su papá le tapó la boca a su mamá y aunque él le dijo que no le hiciera nada, Léster le disparo”, aseguró Carolina Lumbí.
La pareja, que procreó una niña de cinco años y un niño de cuatro, estaba separada desde hace tres meses, por el maltrato que le daba Léster a Lilliam del Carmen. Las autoridades policiales de La Concepción informaron que Murillo Hernández llegó a entregarse a la Policía luego de cometer el crimen.

Versión policial
Según la subcomisionada Marina Trejos Castro, jefa de la Comisaría de la Mujer y la Niñez de Masaya, los hechos se produjeron a eso de las dos y cuarenta minutos de la madrugada de ayer sábado.
El presunto autor del homicidio, Léster Elías Murillo, abandonó su puesto de trabajo, en la empresa de vigilancia y seguridad Javacor, cerca de la medianoche, y se dirigió a la vivienda de Lilliam del Carmen Lumbí Jarquín, de 23 años, su compañera de vida, ubicada en la cuarta calle del Reparto Covilaco.
Según información oficial proporcionada por la Policía Nacional, el sujeto llegó a la vivienda de Lilliam del Carmen para tratar de reconciliarse con ella y poder regresar a su lado, pero tras casi dos horas de discusiones Murillo sacó la pistola calibre 38, asignada para sus labores de vigilancia, y realizó un disparo que le penetró en la parte izquierda del cuello a la joven, provocándole la muerte instantánea.
Luego de realizar la detonación y percatándose de que había ultimado a la madre de sus dos pequeños niños, Léster Elías huyó de la casa y se presentó de manera voluntaria a la delegación policial de este municipio, donde se entregó y confesó haber cometido el delito.
El cuerpo de la víctima fue trasladado al Instituto de Medicina Legal, para realizarle la autopsia y extraerle el proyectil que quedó alojado en su cuello.
Según las autoridades policiales el homicida no tiene antecedentes delictivos y según los familiares no era una persona violenta. Asimismo aseguraron que se desempeñaba como policía voluntario.