Sucesos

¿Mataron a vigilante por arma inexistente?

* Víctima nunca portó pistola, sólo un machete y un garrote, y fue ultimado de un balazo en el rostro

María Mercedes Urroz

La historia se repite. Una familia sufre la pérdida de un ser querido a manos de personas que sólo buscan hacer daño por unos cuantos centavos.
Don Eduardo José Ramos, de 70 años, vigilante de calle del Reparto San Patricio, ubicado en la Carretera Sur, pereció al ingresar de emergencia al Hospital “Antonio Lenín Fonseca”, luego de recibir un balazo en el pómulo derecho, con orificio de salida en el cuello.
Andrés Lira Mairena, de 41 años, compañero de trabajo del infortunado, dijo que no escuchó nada, pero resaltó que cerca del reparto están ubicados tres asentamientos que él califica de “muy peligrosos”.
“Cuando regresé lo miré en el suelo, corrí para auxiliarlo, pedí ayuda en una de las casas, cuando lo íbamos trasladando la Cruz Roja llegó y se lo llevó al hospital, pero no pudo soportar el disparo”, relató en la estación de Policía Lira Mairena.
Agentes de la Policía de la Tercera Delegación llegaron al lugar y realizaron el peritaje correspondiente. Un equipo de investigadores está tras la pista de quienes participaron en el homicidio, cuyo móvil se desconoce.

Sin seguro de vida y sin arma
Por su parte, Ena Ramos, hija del fallecido, dijo que su papá tenía varios años de trabajar como vigilante, pero no tenía seguro y no portaba arma a la hora del deceso.
“La Policía tiene que investigar bien cómo ocurrieron los hechos, no es posible que a la gente buena la maten así por así, y bien gracias”, exclamó entre sollozos Ena Ramos.
La hija de la víctima cree que el móvil del crimen irónicamente fue por robarle un arma de fuego que nunca portaba su papá, ya que la vigilancia en el sector la realizaba con un machete y un palo.

Delincuente herido
Por otro lado, a Roberto Antonio Castro Mayorga, de 23 años, no le fue bien al intentar, junto a dos compinches más, asaltar a un ciudadano, en el sector de los semáforos del barrio “Jonathan González”, el martes por la noche.
Jorge Andrade Chavarría, de 53 años, regresaba de realizar unas compras cuando estalló la llanta delantera derecha de su vehículo. Bajó para cambiarla, pero en ese momento fue abordado por los tres sujetos, quienes con arma blanca lo intimidaron sin percatarse que Andrade estaba armado.
Para frustrar las intenciones de los delincuentes, Andrade realizó un disparo que impactó a Castro Mayorga en el costado izquierdo, con orificio de salida por la espalda.
Aunque dos de los tres sujetos lograron huir, una patrulla policial que iba pasando por el sector logró la captura del herido, quien fue trasladado al Hospital “Antonio Lenín Fonseca”, donde se encuentra hospitalizado bajo custodia.