Sucesos

Otra mujer muerta en accidente de tránsito

* Se trataba de una joven de 21 años que falleció al ser arrollada por un taxi, en Estelí

Máximo Rugama

ESTELÍ

Luego de varias horas en agonía murió la joven Verónica Patricia Mayorga, de 21 años, quien fue atropellada por un automotor mientras cruzaba la vía Panamericana, con dirección oeste a este.
El hecho sucedió en el kilómetro 149, precisamente en el tramo de la carretera internacional que atraviesa esta ciudad. El teniente Abel Antonio Herrera, Portavoz de la Policía esteliana, informó que el suceso fue tipificado como homicidio en accidente de tránsito.
El lamentable accidente ocurrió a eso de las ocho de la noche del lunes, cuando de norte a sur circulaba un automóvil sin placas, que presta servicio de taxi, y al llegar al lugar arrolló a la muchacha, quien sufrió trauma craneoencefálico y golpes en todo el cuerpo.
La infortunada fue trasladada al Hospital de Estelí por miembros de la Dirección General de Bomberos, quienes le brindaron los primeros auxilios, no obstante, Verónica Patricia estaba entre la vida y la muerte. El automotor implicado en este accidente es propiedad de Rigoberto González y era conducido por Róger Alonso Fuentes Dávila.
Según el teniente Herrera, la muchacha, que residía en el barrio “Oscar Turcios”, de esta ciudad, cruzaba la vía doce metros antes de un pase peatonal autorizado y delimitado claramente por la Policía de Tránsito, porque caminaba detrás de un autobús que circulaba de sur a norte.
Aunque inicialmente Verónica fue atendida en el Hospital Regional San Juan de Dios, debido a la gravedad del caso, los médicos la remitieron a un centro asistencia de Managua, donde falleció este martes.
En tanto que el conductor del taxi implicado en el accidente se encuentra detenido y su expediente será pasado por la Policía a las autoridades del Ministerio Público.

Epiléptico se ahoga en río Estelí
Por otro lado, en Condega, José Reymundo González Hernández, de 36 años, fue encontrado la tarde de este martes sin vida en las aguas del río Estelí, en el sector de San Pedro de Arenales, a ocho kilómetros al sur del municipio esteliano de Condega.
El hombre era originario de la misma comunidad, y según versiones brindadas por sus familiares a las autoridades policiales, fue a bañarse al río en horas del mediodía del lunes y ya no regresó. Todo hace indicar que el hombre sufrió un ataque de epilepsia cuando se encontraba dentro de las aguas y por ello falleció por asfixia por sumersión. El cadáver no presentaba signos de violencia, por lo que las autoridades descartan mano criminal en este fallecimiento.