Sucesos

Disparo accidental mata a joven visitante


Róger Olivas

CHINANDEGA

A las siete de la noche del lunes, el joven Ricardo Antonio Vega Velásquez, de 19 años, salió junto a su hermano, Ernesto Ramón Vega Velásquez, de su vivienda en el barrio “Walter Estrada”, a buscar una llave donde su amigo Fidel Orlando Villanueva Estrada, de 35 años, celador de la empresa Irco, ubicada a 300 metros al este de la rotonda Agateyte.
Al llegar al lugar, en la salida hacia Chichigalpa, Ricardo Antonio, quien laboraba como cortador de caña en el Ingenio Monte Rosa S.A., se acercó al portón, con tan mala suerte que a Villanueva Estrada se le disparó accidentalmente una escopeta calibre 20, y el proyectil le impactó en la frente. El joven murió instantáneamente.
Entre sollozos, una hermana del fallecido relató que el vigilante llamó a Ricardo Antonio para que retirara una llave de su casa. Fue cuando se produjo el accidente que provocó la muerte del muchacho.
“Eran buenos amigos... comían en el mismo plato, y no había enemistad”, expresó la joven, quien estaba acompañada de su mamá, Guadalupe Isabel Rocha Velásquez.
El subcomisionado Justo Zamora, nuevo jefe de la Secretaría Ejecutiva de la Policía de Chinandega, informó a EL NUEVO DIARIO que de acuerdo con las investigaciones, Ricardo Antonio llegó a prestar una llave, con tan mala suerte que se le enredó la escopeta al vigilante en el portón, lo que provocó el disparo mortal.
El oficial aseguró que el celador está detenido en las celdas preventivas de esta ciudad, y es investigado por homicidio culposo.