Sucesos

Un milagro tras bayonetazo en la cabeza


Ernesto García

Un bayonetazo que le perforó la parte media del cerebro podría terminar en cualquier momento con la vida de Léster Altamirano Matute, de 20 años.
A Matute los neurocirujanos del Hospital “Lenín Fonseca” le extrajeron la bayoneta y ahora lucha por sobrevivir en la Unidad de Cuidados Intermedios de ese centro asistencial. La hoja de acero inoxidable, que mide de 12 a 15 centímetros de largo, le perforó el tálamo cerebral o línea media del cerebro, señaló el doctor Carlos Tinoco.
El neurocirujano explicó que la bayoneta extraída durante una operación que duró 45 minutos, afectó el lóbulo frontal del cerebro. La afectación del nervio que se ubica en el lóbulo frontal dejaría al paciente secuelas que podrían convertirlo en una persona desinhibida, señaló el especialista, lo que se traduce en que podría tener reacciones violentas.
Los neurocirujanos también han advertido del riesgo que existe de que el joven jinotegano sufra de epilepsia o bien quede hidrocefálico a consecuencia de la lesión que sufrió.
Altamirano ingresó en estado agónico la madrugada del domingo al hospital capitalino, procedente de Jinotega, y aunque evoluciona positivamente, su estado médico sigue siendo “sombrío”.
El doctor Carrión dijo que al ingresar al centro asistencial, Altamirano estaba en una escala de cinco, de acuerdo con la tabla de Glaocus, que utilizan los neurocirujanos para determinar el estado de los pacientes.
En su recorrido fatal, la bayoneta también afectó las regiones parietal y occipital, agregó el galeno. El doctor Tinoco dijo que por el momento no se puede hablar de períodos fatales, porque todo dependerá de la manera como evolucione el paciente.

Madre resignada
En la puerta de la Unidad de Cuidados Intermedios, Adalis Matute, madre de Léster, atribulada, expresó que su hijo no podrá sobrevivir a los graves daños que le causó la herida que le hizo un sujeto con la bayoneta. “Mi hijo está inconsciente, se va a morir, mi hijo no reacciona”, expresó doña Adalis, mientras exige a las autoridades un castigo para el autor de la salvaje agresión contra su vástago.
Al referirse cómo fueron los hechos que tienen en peligro de muerte a su hijo, la señora Matute explicó que su vástago fue agredido por un sujeto cuando le dijo que no apuñalara a otra persona, durante una fiesta que se realizó la noche del sábado, en Jinotega.