Sucesos

Mandan a profesor acosador a la cárcel


Lizbeth García

Tras dos años esperando justicia, un niño de tercer grado que fue acosado sexualmente por su profesor, en el Colegio “Gabriela Mistral”, pudo ver ayer cómo la juez Sexto Local Penal de Managua, María Iveth Pineda, lo mandaba a prisión por 18 meses.
Valga decir que ésta es la primera vez que un juez de Managua manda a prisión a un profesor, en este caso a Ricardo Antonio Meléndez Loáisiga, quien desde que comenzó el proceso estuvo presentándose a firmar ficha de control de procesado dos veces por semana, pero ayer fue confinado a prisión hasta el diez de abril de 2009.
Según datos de la Asociación de Educadores de Nicaragua (Anden), el año pasado siete educadores fueron denunciados en igual cantidad de escuelas, pero cinco fueron declarados inocentes y sólo dos resultaron culpables. Este año sólo uno ha sido sentenciado a cárcel.
El fiscal auxiliar Rolando Zapata explicó que desde que hubo fallo de culpabilidad, el 13 de septiembre, solicitó a la juez que mandara al acusado a prisión, porque se trata de un hecho punible grave, pero la juez postergó su decisión en tanto no emitiera sentencia condenatoria, la cual fue dada a conocer este miércoles.
Agravantes
La conducta criminal del profesor se vio agravada por su grado de ilustración, educación y dignidad, y por sus mayores obligaciones para con la víctima; el abuso de confianza y el haber cometido el delito con ofensa y desprecio que el niño no merecía por su edad, sexo y condición.
En la sentencia, que no está firme porque es apelable, la juez dejó abierta la vía civil para que la víctima vaya a reclamar los daños y perjuicios que el delito deparó.
El delito por el que Meléndez fue sentenciado, ocurrió el 28 de abril de 2005 y el nueve de mayo de ese mismo año, cuando le hizo preguntas bochornosas y proposiciones indecorosas al niño, a cambio de dinero.
“Me causa gran admiración de que se habla que yo cometí ciertas cosas que no son propias de mi persona, me parece que hablan de una persona que no conozco. Yo lo que traté de hacer en el Colegio ‘Gabriela Mistral’ es hacer algo bueno, poner orden, disciplina, porque cuando llegué allí, era un desastre, traté de hacer mi trabajo lo mejor que pude, y estas personas que hoy se dicen víctimas, creo que están siendo utilizadas por terceras personas que me quieren hacer daño”, dijo el profesor durante el juicio.
Durante el proceso el acusado también expresó que se iba a casar, pero ahora como está preso, no lo podrá hacer.