Sucesos

Esclarecen crimen de ingeniero

* Los asesinos son unos ebrios que frecuentaban la casa de la víctima, un reconocido personaje de Corinto, quien era hermano de un alto jefe militar

Róger Olivas

CORINTO, CHINANDEGA
Un equipo de Inteligencia, inspecciones oculares, Laboratorio Central de Criminalística, técnica canina e investigadores de Auxilio Judicial de Chinandega, esclarecieron en menos de 48 horas el asesinato de Porfirio Zepeda Arana, de 54 años, hermano del general Adolfo Zepeda, jefe de Relaciones Públicas del Ejército de Nicaragua e hijo de Tere Arana, una reconocida benefactora de este puerto.
El ingeniero agrónomo, con maestría en semillas, quien se dedicaba a la venta de gas butano, fue asesinado la madrugada del martes de 19 puñaladas en diferentes partes del cuerpo, incluyendo una que casi lo degüella, en su vivienda ubicada contiguo a la sucursal del Banco de la Producción (Banpro) y cerca de la Capitanía del Distrito Naval del Pacífico (DNP), en el centro de esta ciudad.
Pescadores, borrachos y vagos
El comisionado mayor Francisco Aguilera Ferrufino, jefe de la Policía de Chinandega, confirmó a EL NUEVO DIARIO que capturaron a los corinteños Diógenes José Reyes Mayorga, de 20 años; Julio César Martínez Rivera, de 33, y Rosendo Gustavo Gómez Martínez, de 24. Los dos últimos hermanos, y de acuerdo a las investigaciones, se trata de pescadores, borrachos y vagos.
El oficial aseguró que dos de los capturados son confesos de haber participado en el crimen del popular personaje corinteño, cuya vivienda era frecuentada por ellos, al extremo que una perra brava, propiedad de don Porfirio, los conocía perfectamente, y la madrugada en que ocurrió el crimen no les ladró.
“Por eso actuaron con extrema confianza, no violentaron la puerta principal del inmueble”, dijo el comisionado mayor Aguilera, quien agregó que los tres individuos robaron más de ocho mil córdobas en efectivo que Zepeda Arana guardaba para la compra de gas butano.
Pruebas contundentes
El jefe policial de Chinandega manifestó que además de la confesión de dos de los implicados en el hecho sangriento, encontraron sangre en las uñas de manos y pies de uno de los involucrados.
Expresó que en la escena del crimen hallaron abundantes manchas de sangre que fueron pisadas por los tres detenidos, los que forcejearon con la víctima en su dormitorio, donde de acuerdo a las investigaciones, la ropa de cama y varios documentos quedaron desarreglados.
“Uno de los capturados tiene rasguños en el hombro y el pecho. Tenemos alrededor de 60 peritajes que estamos solicitando al Laboratorio Central y Regional de Criminalística”, dijo el jefe policial. A su criterio, la tipificación inicial del hecho es robo con la agravante de muerte, y de acuerdo al Código Procesal Penal (CPP), la pena va de 21 a 30 años.
Por su parte, el fiscal departamental Manuel Rugama, dijo la mañana de ayer jueves que estaban esperando el expediente para entablar la acusación contra los implicados en el crimen de Porfirio Zepeda Arana, uno de los organizadores de la Feria Gastronómica del Mar, un legado de su madre a favor de los ancianos del Hogar Santa Eduviges de Corinto.
Corinteños que apreciaron al finado agradecieron a la Policía Nacional por el esclarecimiento del hecho sangriento, y se comprometieron a continuar apoyando las labores altruistas de Zepeda Arana.