Sucesos

Identifican a mujer que pereció arrollada


Máximo Rugama

ESTELÍ
Como Daisy Espinoza Dávila, de 45 años, fue identificada la mujer que la semana pasada pereció arrollada por un automóvil, y quien permaneció durante varios días en la morgue del Hospital Regional San Juan de Dios. Su cuerpo fue reclamado por sus familiares y sepultado, puesto que debido al accidente, sus facciones quedaron casi irreconocibles.
La dama, todavía con vida, fue trasladada por socorristas de la Cruz Roja esteliana desde el sector de “La Thompson”, en el kilómetro 153 y medio de la Carretera Panamericana, al hospital de esta ciudad, pero en el camino murió debido a las múltiples fracturas que sufrió en el cuerpo y sobre todo en el cráneo.
Daisy Espinoza era hija de la señora María Auxiliadora Dávila, y formaba parte de una familia que vive en la extrema pobreza. Pese a que las autoridades policiales y de la Cruz Roja formularon públicamente llamados a la población para que fuera a reconocer el cadáver de la mujer, que fue registrada como desconocida, pero transcurrieron tres días para que los familiares de la infortunada se presentaran al hospital esteliano.
Según datos aportados por los dolientes, Daisy residía en el barrio “Oscar Gámez”, de esta ciudad, y dejó huérfana a una niña de nueve años. Ella fue arrollada por el vehículo que conducía Oscar Danilo López, de 25 años.
Los familiares y vecinos confirmaron que sufría de epilepsia y en ocasiones quedaba desorientada después de un ataque, por lo que no descartan que así estuviera al momento que circulaba a pie, de sur a norte, a orillas de la Carretera Panamericana, cuando fue atropellada por el automotor que conducía López, originario de Managua, y quien fue detenido para efectos de investigación.
El joven conductor señaló que antes de impactar a la infortunada, un cabezal que halaba una rastra le invadió el carril y además no bajó las luces, lo que le impidió esquivar a la víctima.
Es meritorio reconocer que los conductores de furgones y otros automotores de transporte internacional, cuando circulan por la vía se comportan como los dueños de la misma, por lo que irrespetan las señales de tránsito y causan muertes.