Sucesos

Breves judiciales


Declaran culpables a pistoleros
Dos jóvenes capturados cuando perseguían a un vendedor de tarjetas telefónicas en un vehículo con placas guatemaltecas, cubiertas con plástico negro, y que portaban dos pistolas Makarov con los números de serie borrados, fueron declarados culpables de la autoría del delito de portación ilegal de armas, porque en juicio oral se corroboró que éstos no tenían ni un solo documento que explicara por qué andaban armados si no son policías. Ahora, Oscar Francisco Acevedo Merlo, de 27 años, y Marvin Emilio García, de 23, están a la espera de la sentencia condenatoria en el Juzgado Sexto Local Penal, pero están en libertad porque hasta ahora no han incumplido ni una sola de las medidas cautelares que la juez Iveth Pineda les decretó en vez de mandarlos a la cárcel. Según se desprende del expediente del caso, junto a los acusados andaba un tercer hombre, pero éste huyó el 21 de julio, cuando capturaron a los ya mencionados, de los semáforos del Dorado, una cuadra y media al sur.
20 años de prisión para “mulero”
El tipitapeño César Antonio Bonilla Miranda, de 30 años, permanecerá los próximos 20 años preso, luego que el juez suplente Octavo Penal de Juicio le impuso esa pena por traer dentro de su cuerpo 67 óvulos con 881 gramos de cocaína. Bonilla fue capturado en el Aeropuerto Internacional de Managua el 15 de julio, cuando arribó procedente de Perú, en el vuelo 315 de Taca. Fue descubierto porque cuando le preguntaron el motivo de su visita a Perú se mostró nervioso y cayó en contradicciones. En la audiencia de debate de pena que se celebró inmediatamente después del fallo, el Ministerio Público solicitó que castigaran al acusado con cinco años de prisión, pero la Procuraduría de Justicia, en representación de la sociedad, que ve perjudicada la salud pública de todos por el accionar de “los muleros” y traficantes, solicitó 21 años de cárcel para el imputado y una multa de dos millones de córdobas. La autoridad judicial buscó una pena intermedia y no impuso multa alguna, porque la misma Corte Suprema de Justicia ha declarado inconstitucional la imposición de las mismas.
No hubo coautoría de homicidio
Los miembros de un tribunal de jurados determinaron, mediante veredicto, que Martín Alexander González no fue coautor del homicidio que aparentemente cometió Franklin Alexander Maltez en perjuicio de Juan Ramón Hernández, quien murió el 29 de octubre de 2006 en Ciudad Sandino, tras recibir nueve estocadas en el pecho y resto del cuerpo, porque se negó a entregar piedras de crack a sus victimarios. Lo único que hizo González fue llevarse los zapatos de la víctima, pero luego regresó y los colocó en la escena del crimen. El juicio se ventiló en el Juzgado Segundo Penal de Juicio a cargo de la juez Nancy Gudiel.