Sucesos

Odisea de taxista asaltado

* Tres lo apuñalaron y despojaron, y después varios conductores y un vigilante se negaron a ayudarlo

JINOTEGA
El taxista Francisco José Gutiérrez Espinoza, de 45 años, fue asaltado la noche del sábado por tres sujetos que subieron a su unidad como pasajeros, en el sector del Parque Central de la ciudad de Jinotega.
Los maleantes pidieron al taxista los llevara al empalme La Fundadora, sobre la carretera Jinotega-Matagalpa, para cometer su fechoría y atacar al chofer con una navaja hasta provocarle un profundo corte en el abdomen y dos heridas en el rostro.
Esa misma noche, la Policía de Jinotega buscó a los agresores a unos cuantos metros de distancia de la entrada de la finca La Galia, propiedad del ex vicepresidente José Rizo Castellón, sin resultados positivos.
Según las investigaciones de la Policía, la noche del suceso, los pasajeros subieron al carro gris, Hyundai, placas JI-026, y le indicaron al chofer el destino: “Llevanos hasta La Fundadora”. El taxista no sospechó que podría sufrir un asalto.
Detiene auto y recibe estocadas
Sin embargo, cuando uno de los sujetos le pidió a Francisco José que detuviera la marcha antes de llegar al lugar indicado, dos de los elementos se bajaron y el otro de inmediato le ordenó que entregara todo el dinero que portaba, pero en la bolsa del pantalón sólo le encontraron un celular valorado en mil quinientos córdobas, y al no hallarle el dinero, uno de los maleantes sacó una navaja y lo hirió.
Posteriormente, los asaltantes dejaron al taxista tirado, con la puñalada en el abdomen y con dos heridas en el rostro, pues se llevaron el vehículo.
Pero los delincuentes no corrieron mucho en el vehículo, ya que aparentemente no sabían manejar y a unos 300 metros se les ponchó una de las llantas, lo que provocó que se volcara el taxi, y lo dejaron abandonado.
La verdadera odisea de Francisco José Gutiérrez apenas comenzaba, ya que malherido sobre la carretera caminó hasta la finca de los Rizo, donde se encontraba un vigilante, quien se negó ayudarlo, y así le ocurrió con otros conductores que pasaron.
Pocos minutos después del episodio, pasó otro vehículo y su conductor decidió ayudarlo y poner en conocimiento de la Policía lo ocurrido.
Desde su lecho de enfermo en la Sala de Cirugía del Hospital “Victoria Mota”, Gutiérrez le pide a la Policía mayor vigilancia sobre las vías, principalmente por la noche, ya que el patrullaje sólo lo hacen durante el día. También pide que pongan un retén policial, como se hacía algún tiempo atrás, donde la Policía inspeccionaba todo taxi que saliera de la ciudad en horas de la noche.