Sucesos

Jueza y fiscal se ensañan con mujer


Lizbeth García

Una niña de dos años y un joven discapacitado se encuentran en el desamparo porque su madre y hermana, respectivamente, está presa desde el tres de octubre tras incumplir las medidas cautelares de que gozaba desde septiembre, y ser metida en prisión por la juez Segundo Local Penal, María José Morales.
Mediante el acta de juicio oral y público se conoció que la judicial le cambió la medida a la acusada Liza Irene Francis Pineda, a solicitud de la fiscal María de los Ángeles Mendoza, quien explicó que una de las víctimas lucía golpes en el cuerpo, pero además le informó que la acusada no cumplió con la orden judicial que la obligaba a irse de la casa que habitaba en el Reparto San Antonio.
La juez explicó en acta que fue flexible con la acusada desde el comienzo, porque pese a que la Fiscalía solicitó el abandono del hogar, ella le ordenó a Francis Pineda que evitara conflictos con las víctimas y los testigos.
Pero luego Francis Pineda aparentemente empezó a ocultar las citas que los oficiales notificadores entregaban para las víctimas, por lo que la autoridad judicial decidió ordenar el abandono del hogar, medida que también fue incumplida.
Pero el abogado defensor Adalberto Avilés Meza dice que si su cliente llegó a la casa donde habitan las víctimas, Izayana Vigil Murillo y Eddy Francis Pineda, quienes son la cuñada y hermano respectivamente de la acusada, es porque llegó a traer ropa para la niña.
El abogado recurrió de apelación contra la juez porque considera que la medida que le aplicó a su patrocinada no es proporcional al delito acusado (lesiones leves).
Tampoco se tomó en cuenta el hecho de que la acusada tiene una niña menor de edad, la que quedó abandonada en uno de los quioscos donde vende comida en el Complejo Judicial Nejapa, porque como la acusada no tenía quién se la cuidara el día del juicio oral y público, decidió llevarla al juzgado, apuntó el abogado.