Sucesos

Estafados con el “sueño americano”

* Madre, hijo y nuera se quedaron varados en Guatemala, pese a haber pagado 15 mil dólares por su traslado a Estados Unidos, como ilegales

Francisco Mendoza

MATAGALPA

Quince mil dólares es el monto de la estafa por la que fue acusada la ciudadana Esperanza Castillo, quien utilizó el llamado “sueño americano”, para hacer caer a sus víctimas.
La denuncia fue presentada ante la Policía por la señora Elena Zúniga, de 38 años, quien habita en el barrio “Rafael Martínez”, del municipio de Río Blanco, y aseguró que a su casa se presentó Esperanza Castillo, para preguntarle si al fin iba a viajar a los Estados Unidos, ya que conocía sus intenciones de hacerlo, para reunirse con su marido.
Al asegurarle Elena que viajaría y que llevaría a su hijo, Celín David Zúniga, y a su nuera, Nidia Sevilla, pero todos como ilegales, pues carecen de visas, la mujer les dijo que por quince mil dólares los llevaba hasta suelo norteamericano a los tres, pero para eso debían darle de adelanto 2 mil 500 dólares.
Fue así que madre, hijo y nuera, junto a la persona que los llevaría a Estados Unidos, salieron del país y llegaron hasta Guatemala, donde Castillo les manifestó que para seguir el camino necesitaba que le depositaron el resto del dinero a nombre de Karen Yajaira Rodríguez.
Según Zúniga, su marido, Sergio López, de 50 años, depositó 12 mil 500 dólares, la suma adeudada, esperanzado en que sus familiares llegarían al país gobernado por George W. Bush, pero más bien perdió su dinero y los viajeros tuvieron que regresar a Nicaragua.
Elena aseguró a los agentes que la última vez que vio a Esperanza Castillo fue cuando los abandonó en Guatemala, ya que la mujer desapareció, por lo que no les quedó otro camino que volver a su país y denunciar a Castillo por el delito de estafa.

Timaron a cooperativa
Por el mismo delito, pero por la suma de 32 mil córdobas, fueron denunciados los sujetos Ariel Palma Jirón, Ariel Tercero, José Calero y Walter Hernández, por el ciudadano Reynaldo del Carmen Castillo Rizo, de 45 años.
Castillo Rizo dijo a la Policía de Sébaco que a su casa se presentaron estos tres ciudadanos, quienes le ofrecieron materiales de construcción y productos básicos con la finalidad de beneficiarlo, ya que es miembro de la Cooperativa “Miguel Obando”.
Fue así que el mismo Reynaldo habló con los 79 socios de la cooperativa y después de ponerse de acuerdo para la compra del material, aportaron 400 córdobas cada uno, hasta reunir los 32 mil córdobas, y se los entregaron a las personas antes mencionadas, pero desde esa fecha los tres vendedores de materiales de construcción han desaparecido como por arte de magia, con el dinero de los cooperativistas.