Sucesos

Frío asesinato en Susucayán

* Joven de 21 años fue apuñalado 14 veces por dos hermanos, con quienes sostenía antiguas diferencias

Leoncio Vanegas

JÍCARO, NUEVA SEGOVIA

El barrio San Antonio, de la comarca Susucayán, fue testigo la tarde del último domingo del asesinato a sangre fría del joven Elder Iván López Gutiérrez, de 21 años, a manos presuntamente de los hermanos José Danilo y Juan de Dios, de apellidos Jirón López, de 31 y 30 años, respectivamente, quienes le propinaron varias puñaladas en el tórax.
La víctima se dirigía a su casa, después de recrearse en las fiestas de la plaza, pero en el camino fue interceptado por los asesinos que, al parecer, se habían ocultado para esperarle.
Elder, tras percatarse de la emboscada, salió corriendo, y según la versión policial, José Danilo lo alcanzó y lo tomó de la camisa y lo sujetó por la espalda, “mientras Juan de Dios aprovechó para propinarle 14 estocadas en la espalda y en el tórax, que le quitaron la vida instantáneamente”, se refiere en el boletín policial.
Los “cuchilleros” se fugaron, creyendo saciar su sed de muerte sin rendir cuentas a la justicia, pero ahora están en las celdas policiales de Ocotal, para que respondan por el delito calificado de asesinato. Según la Policía, el móvil de esta muerte violenta fue un “ajuste de cuentas” por viejas rencillas.

Río Poteca se traga a un niño
Por otro lado, en Jalapa, Dixon Giovanni Vanegas Gutiérrez, de dos años y medio, oriundo de la comarca Namaslí, murió ahogado en la corriente del río Poteca, casi al mediodía del último sábado.
Nadie se percató de la posibilidad de un resbalón que lo llevara a tan lamentable fatalidad, pese a que el menor jugaba en la ribera de la caudalosa corriente, porque la casa de sus padres está a escasos seis metros de la orilla.
Ulises Ríos Matute y la madre del infortunado menor, Martha Lorena Gutiérrez Olivas, dijeron a la Policía que rescataron al niño a unos 20 metros de distancia del punto de caída, pero ya sin vida.