Sucesos

En espera de veredicto de culpabilidad a violador

* Adolescentes narran su historia ante jueza y jurado

Róger Olivas

CHINANDEGA
Las adolescentes de iniciales R.P.R., de 17 años, y A.R.P., de 15, respectivamente, originarias de una comarca perteneciente al municipio de Villa Nueva, admitieron que fueron violadas en reiteradas ocasiones, hace cinco años, por el sujeto de iniciales J.R.D., además de uno apodado “El Ruso”, y otros que el viernes último fueron sometidos a juicio oral y público ante la juez chinandegana Rosa Velia Baca.
Una de las chavalas relató a EL NUEVO DIARIO que su padrastro la violó en reiteradas ocasiones, cuando quedaba sola en su vivienda. “Me amarraba, desvestía y abusaba cuando se le antojaba”, expresó escuetamente la pequeña, quien instó a otras menores a denunciar con valentía a sus abusadores, para que se haga justicia.
Ambas adolescentes, acompañadas de una técnica del Ministerio de la Familia, MiFamilia, describieron lo ocurrido ante la juez chinandegana, quien el lunes dará a conocer el veredicto de este bochornoso caso, en que también es acusada la mamá de una de las menores.
Damaris Ortiz, delegada de MiFamilia en este departamento, declaró que hace un mes se enteró de estas violaciones, y que ahora las dos víctimas son protegidas por esa institución.
“En el centro de protección reciben alimentación, estudio y atención psicológica, una de las niñas sufrió desnutrición, pero ahora se recupera. Ambas fueron muy valientes cuando hablaron ante la juez y miembros del jurado. Espero que las niñas que sufren violaciones imiten el ejemplo de ellas”, expresó la funcionaria.
Ortiz, al asegurar que establecen un frente común con la Comisaría de la Niñez, Adolescencia y Mujer, Movimiento de Mujeres, Ministerio Público y jueces, para conocer las denuncias por violación y castigar a los culpables.
Casos que causan frustración
Confió en que la juez Rosa Velia Baca fallará en contra de los abusadores de las dos niñas, para que sean castigados, y no ocurra como el caso de un profesor de 50 años, residente en Somotillo, que violó a una niña y con abundantes pruebas en su contra insólitamente está libre.
Se mostró preocupada porque en agosto y septiembre se reportaron diez casos de violación de niñas por parte de padrastros, profesores, vecinos, entre otros.
Dijo que en el municipio de Chichigalpa, tres niñas fueron violadas por sus propios padres, lo cual aumenta la intranquilidad de los funcionarios de la institución que vela por los valores de la familia.
Manifestó que actualmente brindan protección a una pequeña que dio a luz, y a otra de doce años que está embarazada.