Sucesos

Quinceañera sospechosa de dar muerte a su marido

* Hay varias versiones, pero todas apuntan a que fue ella quien propinó la estocada entre las dos tetillas al mancebo de 24 años

Ernesto García

SANTA TERESA, CARAZO
Una quinceañera es la principal sospechosa de haber ultimado de una cuchillada en el tórax a su compañero de vida, Elmer Antonio García Reyes, de 24 años.
El crimen, que es la comidilla del día entre los pobladores de Santa Teresa, Carazo, sucedió la noche del viernes, a pocos metros de la casa de la supuesta victimaria.
Marina del Carmen Calero, abuela materna de Elmer Antonio, aseguró que el crimen fue motivado por los celos de la adolescente de 15 años, de iniciales B.C.
“Maldito, te voy a matar”, le dijo la quinceañera a Elmer Antonio, hace una semana, cuando regresaron de un velorio, según Marina Castro. Según la abuela materna del hombre apodado “San Marcos”, porque en esa ciudad tenía otros familiares, B.C. la semana pasada, al regresar de un velorio, intentó ahorcar a su nieto, con una venda.
Aunque la única señalada de cometer el crimen es la adolescente, originaria de Santa Teresa, Carazo, las autoridades policiales interrogan a otras dos personas, identificadas sólo como Carolina y Jimmy.
Otras versiones
A como dice el refrán popular “pueblo pequeño, infierno grande”, en la pequeña localidad de Santa Teresa circulan distintas versiones sobre el crimen. Una apunta que la joven, cegada por los celos, clavó el cuchillo a su amado porque supuestamente lo vio dándole un beso en la mejilla a otra “tereseña”.
Entre los vecinos de la familia de la adolescente se asegura que la discusión entre la pareja, que desembocó en el homicidio, fue porque la quinceañera supuestamente se mostró complacida cuando otro hombre le tocó las posaderas.
Un hermano de Elmer Antonio aseguró que el crimen de su hermano tuvo como antesala una discusión entre la pareja porque supuestamente la joven se oponía a que éste se fuera a trabajar por varios días fuera de la casa, como vendedor ambulante.
Entre los vecinos del lugar, conocido como La Quebrada, ubicada en el costado este de la Policía en Jinotepe, Carazo, donde vivía la joven pareja, se asegura que la víctima daba maltrato a su adolescente cónyuge.
Las autoridades policiales de Jinotepe ayer mantenían hermetismo sobre el rumbo de las investigaciones, mientras la familia de la joven acusada de matar a su cónyuge prefirieron mantener las puertas de su casa cerradas.