Sucesos

Sucesos departamentales


Mordida por serpiente “bebé”
Máximo Rugama / ESTELÍ
La joven Sara Amelia Pérez Rivera, de 23 años, se recupera de salud, tras ser mordida por una cascabel recién nacida. El hecho ocurrió en la comunidad La Sirena, ubicada a ocho kilómetros de la ciudad de Estelí, y a orillas de la Carretera Panamericana, hasta donde se presentaron varios socorristas de la Cruz Roja a prestar los primeros auxilios a la afectada y luego la trasladaron al Hospital Regional San Juan de Dios, de Estelí.
La muchacha trabajaba en una huerta y pisó accidentalmente al reptil, que de inmediato reaccionó mordiéndole el pie izquierdo. La perjudicada regresó a toda prisa a su casa y comunicó lo sucedido a sus familiares, quienes solicitaron ayuda a la Cruz Roja esteliana. Pérez Rivera, aunque ya mordida, mató al reptil, y comprobó que se trataba de una cascabel “bebé”, pues sólo medía entre diez y doce pulgadas de longitud.
Acusan a “tope” por tenencia de arma
Francisco Mendoza / MATAGALPA
Si bien la Policía sabe perfectamente que Róger Torres Treminio es un experto “tope”, debido a que compra los objetos robados por rateros domiciliares, por el momento sólo es procesado por tenencia ilegal de armas. La captura se produjo en Ciudad Darío, después que Torres fue denunciado por el ciudadano Emanuel de Jesús Leytón, de tener un arma que le habían robado en la ciudad de Sébaco, por lo que la Policía, que a esas alturas ya tenía denuncia de la forma de actuar de Róger, realizó un registro en la casa del denunciado.
La Policía ocupó el arma robada a Leytón, una pistola 3.80, además de 39 cartuchos para pistola 3.80, 39 cartuchos para pistola calibre 32, 34 cartuchos para pistola calibre 25, dos cartuchos para pistola calibre 22, cuatro magazines, un televisor, un cilindro de gas, un DVD, una grabadora, cinco celulares y seis cargadores, todos objetos robados a otras personas, ya que el sospechoso no presentó ningún documento de los artículos encontrados en su vivienda. La Policía aseguró que continúa investigando por “tope” a Torres.
Preso “Paquito”
Máximo Rugama / ESTELÍ
Porque cometió el delito de robo con violencia en perjuicio del ciudadano Azael Gutiérrez, miembros de una fuerza operativa de la Policía esteliana capturaron al individuo Luis Alexander Aráuz Morán, alias “Paquito”. El afectado se movilizaba por una calle del barrio “Juan Alberto Blandón”, de esta ciudad, cuando fue interceptado por el malhechor.
Los uniformados, después de capturar al sujeto, recuperaron un celular y otros objetos que el malandrín había robado. Mientras que Juan Carlos Rivera y Darwin José Aráuz, de 18 años, fueron capturados por efectivos policiales, luego que causaran destrozos en la casa de la señora Aleyda del Rosario Blandón Díaz, en el barrio “Augusto C. Sandino”, de la zona noreste de esta ciudad.
El teniente Abel Antonio Herrera Castillo, portavoz de la Policía esteliana, informó que durante las últimas horas la entidad de seguridad y orden público mandó a la cárcel a cerca de veinte individuos, por diversos delitos.
Fotógrafo víctima de rateros
Máximo Rugama / ESTELÍ
Una avalancha de robos con fuerza se registra en esta ciudad, sin que las autoridades policiales puedan dar con el paradero de los delincuentes y recuperar lo que se llevan. Ahora le tocó el turno al fotógrafo profesional Rogelio Altamirano, de cuya casa los “tamales” se llevaron una cámara fotográfica profesional, un equipo de sonido, dinero en efectivo y objetos de valor de su esposa.
El afectado dijo que los ladrones sólo esperaron que él y su esposa salieran a trabajar para introducirse a su casa, tras dañar las cerraduras de las puertas y forzar con “patas de chancho” los candados, y a todas sus anchas se llevaron lo más que pudieron.
El monto de lo robado, según Altamirano, asciende a cerca de veinte mil córdobas. Cuando la suegra del gráfico llegó a visitarlos, ésta se llevó una desagradable sorpresa, ya que encontró la casa con las puertas abiertas y prácticamente saqueada. La Policía se presentó al lugar con la técnica canina, pero poco pudo hacer porque ya estaba alterada la escena de los hechos. El afectado dijo sentirse abrumado porque los delincuentes se le llevaron su equipo de trabajo.