Sucesos

¿Muerto o desaparecido?

* Incertidumbre de familia, tras una noche de pesadilla, con varios armados rondando y atacando su casa

José María Centeno

NUEVA GUINEA
La delegación de Policía de Nueva Guinea recibió una denuncia interpuesta por la señora Esperanza Castillo Castellón, quien manifestó que varios sujetos no identificados llegaron a su casa, ubicada en la comarca Buena Vista, Colonia Puerto Príncipe, de Nueva Guinea, en horas de la noche, y sin mediar palabras la rafaguearon.
En la vivienda se encontraban el hermano de la denunciante, identificado como Francisco Castillo Castellón, de 35 años, en compañía de su esposa y sus tres niños.
Dijo Esperanza que su hermano se lanzó por una ventana y logró caer fuera de la casa y correr, pero los delincuentes, al percatarse, le dieron persecución y minutos más tarde se escucharon varios disparos.
Poco después, los delincuentes regresaron a la misma casa, rompieron la puerta y penetraron. Una vez adentro, golpearon a una de las hermanas de la víctima y registraron todo hasta encontrar dos mil córdobas en efectivo y enseguida huyeron.
Al día siguiente, los asustados parientes de Francisco lo buscaron por los alrededores de la vivienda, pero éste no apareció por ningún lado, ni vivo ni muerto. Tres días después de lo ocurrido, aún no se sabe si todavía va huyendo de los antisociales que intentaban matarlo, o si ya entregó su alma al Creador.
La Policía Nacional de Nueva Guinea movilizó una guardia operativa al lugar de los hechos, para dar con el paradero de los delincuentes y además encontrar a Francisco Castillo Castellón, confirmó a EL NUEVO DIARIO el comisionado mayor Tomás Enrique Bárcenas Zapata, jefe de la delegación de la Policía Nacional en Zelaya Central.