Sucesos

Breves judiciales


Lizbeth García

“No quiero más impunidad”
La señora Marlene Gómez de Ortega hizo un llamado a los representantes de la justicia para que el asesinato de su hijo, Domingo Ortega Gómez, no quede en la impunidad por tecnicismos legales. Ortega murió el 17 de abril en el Bar Azul, acuchillado por Karla Patricia Picado Aragón y Jesús Francisco Alemán, supuestamente, quienes se encuentran fuera de la cárcel por vencimiento de término, pero a la espera de juicio oral y público en el Juzgado Tercero Penal de Juicio. En la carta que doña Marlene trajo a END denuncia que una familiar de Picado Aragón llegó a la casa de la juez Rosario Peralta para interceder por la acusada, y aunque no la encontró, provocó que por transparencia, la judicial se excusara de conocer el caso. El 13 de julio de este año, el Tribunal de Apelaciones desechó la causal de inhibición y ordenó a la juez seguir conociendo el caso, pero el daño ya estaba hecho porque los acusados salieron por vencimiento de término y el juicio tuvo que comenzar de cero otra vez, sin embargo, la reedición del juicio se truncó porque dos miembros del jurado no llegaron a la continuación del juicio oral y público.
42 días de cárcel para colombiano
De nada sirvieron los alegatos del abogado Oscar Martínez Zelaya a favor del colombiano José Jair Giraldo Castaño, porque el juez Segundo Penal de Audiencias de Managua lo remitió a juicio oral y público por la supuesta autoría del delito de transporte de 22 óvulos que contenían 281.1 gramos de cocaína, y le reconfirmó la prisión preventiva. Martínez alegó que había incongruencias entre la acusación y las pruebas, pero la autoridad judicial no dio lugar a los alegatos y programó el juicio técnico para el siete de noviembre en el Juzgado Segundo Penal de Juicio, a cargo de la juez Adela Cardoza. Según la acusación, el 16 de septiembre el extranjero descendió de un taxi frente a Tica Bus, en el barrio “Martha Quezada”, cargaba un bolso gris, aparentemente se puso nervioso al ver que estaba siendo observado por el vigilante Juan José Baltodano, abrió el zipper, sacó una bolsa de gabacha, la lanzó contra el muro del Hotel “Meza” y los óvulos rodaron por el suelo.
Bruno Maldonado Roa aún no descansa en paz
Por enésima vez, el juez suplente Tercero Penal de Juicio de Managua intentó conformar el tribunal de jurados que conocería el proceso en contra de dos de los supuestos asesinos de Bruno Maldonado Roa, hijo del diputado Tomás Maldonado Pérez, pero no hubo quórum, es decir, no llegaron las seis personas que se necesitaban para arrancar el proceso, y los acusados, Francisco Sánchez García y David Aguilera Sánchez, se fueron a su casa junto a sus parientes. Esto originó el airado reclamó de la tía y la madre de la víctima, Lourdes Roa, quienes le gritaron a los padres de los acusados que éstos eran unos asesinos. “Yo le mandé a decir dónde estaban los asesinos y la Policía no hizo nada para ir a agarrarlos estando en el lugar”, comentó la madre de la víctima, quien refirió que los principales asesinos no están capturados. El crimen ocurrió en diciembre de 2005, cuando 14 miembros de “La Pandilla del Matadero”, de Los Brasiles, machetearon a Maldonado Roa porque éste no les quiso dar dinero. La juez Tercero Penal del Juicio, Rosario Peralta, sentenció a ocho años y medio de prisión a Marlon Enrique Arcia Caldera, Hugo Antonio Ruiz, José Abraham Aguilera, José Daniel González y a Jorge Luis Gámez Mejía, sin embargo, según los familiares de la víctima, el autor directo de los dos machetazos que terminaron con la vida de Maldonado es “Yáder”, también conocido como “Peyeyeque”, quien no está capturado.