Sucesos

Ultimado tras visitar a su madre enferma

* Vigilante al parecer fue víctima del dueño de un bar, que no ha sido localizado por la Policía

Ernesto García

Tres impactos de bala terminaron con la existencia de Ángel Francisco Pavón Obando, de 40 años, en las afueras de un bar, en una calle del Reparto Urbina, la noche del domingo.
Aunque el móvil del crimen se desconoce, se asegura que la Policía está por capturar al dueño del bar “Toruño”, quien presuntamente fue el que realizó los tres disparos al parroquiano.
Hasta ayer lunes, las autoridades de la estación cinco de Policía buscaban hasta por debajo de las piedras al dueño del bar con quien supuestamente Pavón discutió por razones desconocidas.
Gema del Carmen Morales Rivera, sobrina de la víctima, dijo que su tío murió de forma inmediata a consecuencia de los tres disparos que le realizó el dueño de la cantina.
“Uno de los disparos le impactó en el dedo gordo (pulgar) de la mano derecha, el segundo en el tórax y el tercero en la base del cráneo”, aseguró Gema Morales.
El hombre, de oficio vigilante, quien deja en la orfandad a una adolescente de 16 años, encontró la muerte cuando regresaba de visitar a su mamá, quien está internada en el Hospital “Roberto Calderón”.