Sucesos

Suceso Departamentales


Empleada roba un millón trescientos mil córdobas
Ricardo Cuadra / MASAYA
Rosario del Socorro Reñazco Flores, de 27 años, es acusada en los juzgados de esta ciudad por ser la presunta autora de un desfalco de más de un millón trescientos mil córdobas, en perjuicio de la Distribuidora “César Guerrero”, Lejarza Sociedad Anónima, Dicegsa. Según una auditoría realizada por esa empresa, entre el cinco de enero y el 17 de febrero de este año, Reñazco Flores no reportó la cantidad de C$ 1,303,759.19. La acusada empezó a laborar en esa compañía distribuidora de medicamentos en enero de 2002 y tenía asignada la ruta sur-oriente del país, que abarca los departamentos de Masaya, Granada, Carazo y Rivas, aunque ocasionalmente también trabajaba en la capital. Reñazco Flores se encargaba de levantar los pedidos, ordenaba las facturas, y luego la empresa le entregaba las facturas originales para que se dedicara a cobrar, y el dinero recaudado lo tenía que depositar en los bancos locales los sábados y presentar las minutas en la empresa. Tras la auditoría, la empresa descubrió que alteraba la información de los documentos, no consignaba en las copias de los recibos que entregaba a sus clientes y cambió las fechas de los documentos. El pasado viernes estaba programaba la audiencia inicial en el Juzgado de Audiencias de Masaya para este caso, tipificado como hurto, pero la acusada no se presentó, por lo que el juez Leonel Alfaro Sánchez giró orden de captura en su contra.
Severos daños en derrumbe de vivienda
Ingrid Duarte / GRANADA
Una elegante casa colonial, propiedad del doctor Roberto Sánchez, fue dañada parcialmente por la lluvia que cae desde hace días en la ciudad de Granada. Según vecinos, el derrumbamiento de la propiedad se registró a eso de la una de la madrugada del martes anterior y causó serios daños en el interior de la propiedad. A causa del mismo desplome, también resultó dañada la casa del doctor Silvio Mena, ubicada al lado este de la casa de Sánchez, en la Calle Real Xalteva. “Ni el doctor Sánchez ni su familia son culpables de lo que pasó, fue un accidente, y ya se están haciendo responsables de esto”, señaló la esposa de Mena. Según la señora, entre los objetos de su propiedad que se rompieron están algunos muebles, espejos, mesas, floreros, jarrones y equipos de sonido. Sin embargo, según la arquitecta Daysi Membreño, del área de Control Urbano de la Alcaldía Municipal de Granada, la casa estaba construida en un sistema tradicional con adobe y taquezal. Según la experta, el tiempo, la humedad y la falta de mantenimiento pudieron haber originado el derrumbamiento de la construcción. “Además, cuando alguien piense construir casas con culatas, es sumamente necesario que no haga perforaciones para ventanas, boquetes o para cualquier otra cosa, porque es muy peligroso para la estabilidad del inmueble”, subrayó Membreño. Ésta también afirmó que las culatas tienen un comportamiento estructural para soportar toda la carga de la edificación y, por ello, deben gozar de toda la atención posible. Otro de los detalles señalados por la arquitecta fue que aparentemente la casa tenía el cielo raso en buen estado, y quizás por eso los dueños se confiaron y nunca dieron mantenimiento al techo. “Una gotera que caiga sobre estos sistemas tradicionales, llámese adobe o taquezal, es mortal, hay que protegerlos del agua, porque estamos hablando de tierra que se desmorona o se pudre”, afirmó
Arranca ceja y luego la escupe
Ricardo Cuadra / MASAYA
Un joven, involucrado en una riña callejera, arrancó de un mordisco la ceja de su contrincante y luego la escupió. El hecho ocurrió en el barrio Las Malvinas, cerca de los billares “Wacho”. Norlan José Ruiz Cerda atacó sin motivo aparente a Eddy Martín Rostrán Arley, y tras intercambiar varios golpes y ver que iba perdiendo en la pelea, le mordió la ceja derecha para luego escupirla. Pese a los ruegos de Rostrán Arley, debido al dolor producido por el mordisco, Ruiz Cerda continuaba propinándole una golpiza, por lo que fue auxiliado por otros jóvenes. Ruiz Cerda será procesado por el delito de lesiones y no se encuentra detenido, ya que cuenta con dos fiadores solidarios, Silvia Carrión Cano y Josefa Ruiz.
Asaltan farmacia
Ricardo Cuadra / MASAYA
Dos sujetos, aparentando estar interesados en comprar medicinas, llegaron a la Farmacia Cabrini, ubicada de Las Siete Esquinas cuadra cuadras al norte, y fueron atendidos de inmediato por Patricia del Socorro Brenes, pero al poco tiempo uno de los individuos sacó una pistola y tomó a la dependienta por el cuello, mientras le exigía no gritar, o de lo contrario la matarían. Mientras uno tenía amenazada a la víctima, el otro sujeto se dispuso a vaciar la gaveta donde se encontraba el dinero de la venta del día, entre otras cosas, 55 tarjetas para celulares de diferentes precios, dos mil quinientos córdobas en efectivo y 25 dólares. Los ladrones se llevaron además un bolso de Brenes, el que contenía un teléfono celular Motorola, documentos personales, dos mil córdobas en efectivo, y documentos personales como cédula de identidad, tarjetas de crédito, etc.
A juicio por violar a su hija
Ricardo Cuadra / MASAYA
El próximo 13 de noviembre se realizará el juicio oral y público en contra de M.A.P., por abusar sexualmente por espacio de cuatro años a su hija. Los abusos iniciaron cuando la menor tenía diez años, y M.A.P., aprovechándose de la confianza de la niña y que se encontraba solo con ella, debido a que su esposa se encontraba trabajando, llamó una mañana a su hija al único dormitorio de la humilde vivienda. Al llegar la niña, la obligó a desvestirse, la tumbó a la cama y la violó. Las violaciones continuaron, y para no ser denunciado el aberrado amenazó a la menor con matarla a ella, a sus hermanos y a su mamá. El último acceso carnal que tuvo el desnaturalizado padre fue a inicios de septiembre, cuando a pesar de que nuevamente la menor se negó y alegó estar enferma de gripe, le propinó un golpe en la sien derecha y la violó. Dos días después la niña huyó de su casa y se fue a vivir donde un amigo, y tras contar su triste historia interpuso la denuncia en la delegación de la Policía Nacional de Masaya. La menor fue remitida al médico forense, quien certificó los abusos a los que había sido sometida durante los últimos cuatro años.