Sucesos

Fuego cruzado en inspección de rutina

* Un agente de la Policía resultó baleado en el talón izquierdo cuando delincuentes pretendían huir * Taxi estaba circulado porque supuestamente fue utilizado para cometer un homicidio

Tania Sirias

Lo que pretendía ser una inspección de rutina terminó en un fuego cruzado entre el agente del orden público Carlos Pérez y dos sujetos, quienes se movilizaban en un vehículo que estaba circulado por que habría sido utilizado en un homicidio.
A las nueve y media de la mañana de ayer, el policía detuvo al conductor del taxi, Hyundai, placas M 07001 en las inmediaciones del Colegio “Ignacio de Loyola”, contiguo a una gasolinera Esso.
Según versión de la Policía, Pérez pidió los papeles del carro, pero los individuos afirmaron no andar documentos.
El efectivo llamó al Puesto de Mando, donde le comunicaron que el vehículo estaba circulado por homicidio.
Inmediatamente los presuntos delincuentes dispararon, y en el intercambio de balazos aprovecharon para fugarse, y en su huida dispararon al policía en el talón izquierdo.
El taxi quedó con las ventanas del lado derecho destruidas y durante la fuga también dejaron un revólver abandonado, por lo que agentes del orden del Distrito Cuatro de la Policía enviaron refuerzos, a quienes les informaron que los “gatillos alegres” estaban en el sector de El Novillo, situado en unas de las arterias del Mercado Oriental.

Cinco detenidos
Después de patrullar la zona se logró la captura de los ciudadanos Miguel Jerónimo Orozco Durán, de 25 años, el que aseguró que trabajaba en el Mercado Oriental como vendedor de piezas de carro.
Los otros detenidos son Vidal Zacarías Gutiérrez Pérez, de 28 años; Danny Orlando Osorio Úbeda, de 25; Augusto César Olivas, de 30, y Marco Antonio Martínez, de 28.
La mayoría de los sospechosos admitieron tener antecedentes policiales, pero afirmaron que se trataba de vagancia habitual.
Los familiares se presentaron a la delegación para conocer los motivos de la detención de sus familiares y esclarecer el tiroteo donde resultó lesionado un efectivo policial.
Los cinco ciudadanos serán investigados por la Policía, que busca dar con el paradero de los fugitivos, quienes serían puestos a la orden del juez por atentar contra los agentes, lesiones y exposición de personas al peligro.